Sin tregua: ladrones entraron a una farmacia y asaltaron un kiosco

Sucesos 10 de noviembre de 2018 Por
En la madrugada de ayer una pareja rompió la puerta de acceso e ingresó al local de la farmacia Bernini ubicada en Av. Luis Fanti y Casabella. Se llevaron cambio y unos pocos relojes.
farmacia bernini
El local de la farmacia Bernini blanco de los delincuentes. - Castellanos

Además, un grupo de delincuentes produjo un robo a mano armada en un negocio de calle Río de Janeiro. Antes sorprendieron a un gendarme y le robaron su pistola reglamentaria.

Nuevamente una farmacia fue blanco del accionar de los delincuentes. En este caso le tocó a la farmacia Bernini, ubicada en Av. Luis Fanti y calle Casabella en el barrio Amancay. De acuerdo a lo que pudo saberse alrededor de las 2.30 de la madrugada, una pareja de jóvenes rompió la puerta de vidrio principal e ingresó al local. Mientras el varón buscaba en la caja registradora algo de dinero -que no encontró porque buscó en un lugar equivocado-, la joven intentaba sin éxito romper una vitrina con relojes, que finalmente el muchacho pudo destruir para llevarse algunos relojes, único botín que consiguieron. No obstante, el daño ocasionado fue grande, por la rotura de la puerta y de la vitrina. Pero eso no es todo. La propietaria de la farmacia contó a CASTELLANOS que fue la tercera vez en el transcurso de la semana que intentaron ingresar en la farmacia en horas de la madrugada. "Primero intentaron romper una puerta lateral de emergencia que tenemos. Solo pudieron rajar el vidrio, a patadas, porque lo vimos por las cámaras. Luego intentatron otra vez romper otro vidrio y solo lo astillaron. Ahora volvieron y lograron romper la puerta principal. Ayer terminamos de reemplazar los otros vidrios que habían rajado y hoy (por ayer) nos pasa esto, ya no sabemos qué hacer", dijo, muy angustiada.

En maxikiosco

Los delincuentes no tienen horario para sus "labores". En la madrugada de ayer, dos sujetos que actuaron armados amenazaron al encargado de un maxikiosco ubicado en Río de Janeiro al 400, frente al costado oeste del Parque Balneario, y se alzaron con una suma que rondaría los 1.500 pesos.
Como suele suceder en estos casos, los ladrones se movilizaban en moto y si bien no trascendió ninguna información ofical al respecto, habrían actuado con otros dos cómplices. El hecho se suma a la larga lista de episodios delictivos que están alterando a la ciudad y la región en los últimos días.
Los trascendidos indican además que al parecer, el arma utilizada se la habrían sustraído poco antes a un efectivo de Gendarmería Nacional que se encontraba en una de las paradas de colectivos.

Te puede interesar