Hace 67 años votaban por primera vez las mujeres en Argentina

Especiales 10 de noviembre de 2018 Por
Hubo intentos anteriores. De hecho en la provincia de San Juan se votó en 1928 para comicios municipales y comunales.

En tanto que el primer proyecto para conseguir el voto femenino en Argentina pertenece al diputado radical por Santa Fe, Rogelio Araya, y fue presentado el 25 de julio de 1919.

El 11 de noviembre de 1951 se realizaron las elecciones presidenciales por las cuales Juan Domingo Perón resultó electo para su segunda presidencia. Ese día miles de mujeres concurrían por primera vez a ejercer su derecho al voto. El 90 por ciento del padrón femenino concurrió a sufragar. 
Pero varios años antes, en San Juan, concretamente en 1917, las mujeres el derecho a voto en los comicios municipales y provinciales. Once años más tarde, en 1928 votaron por primera vez.
En tanto que el primer proyecto para conseguir el voto femenino en Argentina pertenece al diputado radical por Santa Fe, Rogelio Araya, y fue presentado el 25 de julio de 1919. Luego, hubo otros proyectos de diputados y senadores de diversos partidos políticos.

Más historia

La historia empieza a cambiar en febrero de 1946, cuando Juan Domingo Perón asume como presidente. Su esposa, Eva María Duarte dio su primer discurso oficial y mostró su apoyo a los derechos femeninos. 
El 23 de setiembre de 1947 se promulgó la ley 13.010, que le daba a ellas los mismos derechos políticos que los hombres, hasta ese entonces algo inimaginado entre las mujeres argentinas.
Para que las mujeres pudieran votar se usaron como argumento las luchas por sus derechos y la representación de las "mayorías", aunque lo esencial estuvo asociado con una concepción de la igualdad inspirada en la doctrina social de la iglesia católica, con mucha preponderancia.
La participación política femenina fue comprendida como una extensión del rol tradicional asociado a la mujer y a un conjunto de intereses que ella podía representar el cuidado del hogar, de los niños y de la familia, y una serie de saberes que provienen de la intuición, opuestos (según se argumentó) a los saberes racionales atribuidos a los varones.
Por eso el 11 de noviembre de 1951 votaron por primera vez todas las mujeres argentinas mayores de 18 años. Es interesante y determinante resaltar que con esta acción política se incorporaba un contingente de casi cuatro millones de mujeres a la esfera y acción pública.
Evita, ya muy enferma votó desde su cama de hospital. Este hecho no pasó desapercibido en un país con la fuerte presidencia de Juan Domingo Perón y su guía espiritual, Eva María Duarte.

En el mundo

La lucha por los derechos civiles de las mujeres y el voto femenino se remonta muchos años atrás. En Gran Bretaña y Estados Unidos surgieron importantes movimientos sufragistas donde las mujeres se movilizaron exigiendo sus derechos.
Esta lucha no estuvo ajena a las cuestiones sociales de la época ni a la lucha por los derechos de los trabajadores. Esto incluso significó divisiones, por ejemplo, al interior del movimiento inglés. Es el caso de Emmeline Pankhurst y su hija.
Con el estallido de la Primera Guerra Mundial, las diferentes posiciones hicieron que Sylvia Pankhurst rompiera con la Unión fundada por su madre, quien llamaba a las mujeres a movilizarse por el derecho al voto pero con un contenido patriótico.
Su hija en cambio no estaba de acuerdo en brindar su apoyo al gobierno británico en la guerra mundial.
Esta pelea por uno de los más elementales derechos cívicos, por el que mujeres de distintos países en el mundo se movilizaron durante años, implicó la cárcel y la represión para muchas. Obtenido ese derecho, sabían que eso no borraba las desigualdades de género.
Luego de 67 años de voto femenino, las mujeres todavía tienen muchos derechos por conseguir. Hoy en día, seguimos siendo las mujeres las que tienen los trabajos más precarios, siguen cobrando menos que los hombres ante los mismos trabajos.
Por eso se sigue el camino de aquellas mujeres que no solo pelearon por el acceso al voto, sino que compartían sus luchas con trabajadoras en la conquista de sus derechos. Todavía hay mucho por cambiar para lograr una verdadera igual de género ante una sociedad que lentamente va cambiando.

Te puede interesar