Audiencias Públicas: el ENRESS volvió a dejar de lado a Rafaela

Locales 09 de noviembre de 2018 Por
Serán a fines de noviembre para tratar los pedidos de aumentos tarifarios de ASSA. Pero se harán, como casi siempre, en Santa Fe y Rosario. La única vez que se concretó una audiencia en Rafaela fue en 2013.
Página 9

El Directorio del Ente Regulador de Servicios Sanitarios (ENRESS) convocó a audiencias públicas con el fin de "escuchar y recabar las opiniones de todos interesados sobre la solicitud de aumento tarifario efectuada por Aguas Santafesinas S.A.", que llega al 60% para el año próximo, según lo que adelantó el presidente de la empresa, Sebastián Bonet. Una vez más las ciudades elegidas para la realización de las audiencias son Santa Fe y Rosario, quedando al margen como sede de estos encuentros la ciudad de Rafaela. La única vez que el ENRESS convocó a una audiencia en Rafaela fue en 2013 y la experiencia no fue buena para el Ente: las quejas por la calidad del servicio de agua potable fueron abrumadoras en ese momento y desde entonces el ENRESS se cuida de elegir a la ciudad como sede de estos encuentros.
Para este año, se fijó la primera audiencia para el 28 de noviembre de 2018, a partir de las 9:00, en en la sede de la Casa de Gobierno de Rosario, Salón del Nodo de Rosario, San Lorenzo 1941 de aquella ciudad. La segunda será al día siguiente, a las 15, en la propia sede del ENRESS, en 25 de Mayo 1951 de la capital provincial. No habrá una tercera ciudad elegida, como en otras oportunidades lo fueron Rafaela, Reconquista, Casilda o Rufino.
Como se sabe, la resoluciones que se dictan en estas audiencias son meramente declarativas, ya que sus deliberaciones y dictados no son vinculantes ni obligan al Gobierno a tomar al pie de la letra lo que se resuelva. Además, las trabas para participar son notorias.
Por ejemplo, la participación no puede ser espontánea, sino que las instituciones que pretendan tener representantes en las asambleas deberán anotarse en un Registro de Participantes. El mismo se habilitará a partir del 16 de noviembre y hasta el 26 de noviembre para la audiencia de Rosario; y hasta el 27 de noviembre para la ciudad de Santa Fe. En todos los casos la inscripción será libre y gratuita.
Otra traba: durante el período de inscripción se dará a los interesados vista del expediente de la Audiencia Pública, en la Mesa de Entradas del ENRESS, en 25 de Mayo 1951, planta baja; y en el caso de la ciudad de Rosario, en calle Santa Fe 842, en el horario de 7 a 14, siendo las copias a cargo de quienes las soliciten. Todos trámites burocráticos que podrían resolverse on line, pero que en estos casos obligan a realizar viajes y actos presenciales. Tampoco se ha previsto, por ejemplo, habilitar un sistema de teleconferencia para el caso de usuarios y entidades que no puedan viajar a Santa Fe o Rosario.
Y otra gestión más: según las indicaciones del ENRESS publicadas ayer, "los interesados en participar y que deseen hacer uso de la palabra, podrán consignarlo para ser incluido en el Registro de Oradores y podrá entregar, en el momento de la registración, copia escrita de los fundamentos de la exposición. www.santafe.gob.ar".

Cloacas y tarifas

Si bien la cuestión central está orientada a conocer la opinión de los consumidores y organizaciones no gubernamentales en el precio del servicio –ASSA pidió un aumento de tarifas del 60%, desdoblado en dos bimestres, para el próximo ejercicio 2019-, también las condiciones del servicio son revisadas en estas audiencias.
Hasta ahora, Rafaela manifestó sus mayores reclamos, históricamente, en relación con la provisión de agua potable. Con la obra del nuevo acueducto Desvío Arijón-Rafaela a punto de iniciarse, y con un mejoramiento global del servicio de provisión de agua que vino ocurriendo en los últimos dos años, todo indica que los reclamos históricos pasarán a segundo plano y todo se focalizará, al menos desde las instituciones de Rafaela, en el tema tarifario.
Sin embargo, en los últimos meses los problemas principales pasaron a ser los de cloacas. Las obstrucciones que se producen en numerosísimos puntos de la red generan derrames de aguas servidas en las calles, olores nauseabundos en varios barrios, y los reclamos se acumulan porque en Rafaela solamente se dispone de un camión para desobstruir las cañerías, que frecuentemente se descompone y debe ser reforzado por camiones que llegan desde Santa Fe o desde Esperanza.
Todos estos temas deberían ser ventilados en la audiencia pública, pero evidentemente el ENRESS quiere ponerle paños fríos a los planteos por la vía de los obstáculos para participa

Te puede interesar