ASSA trabaja sobre una avería en el acueducto

Locales 08 de noviembre de 2018 Por
Según se informó desde la empresa, el problema se produjo por la rotura de una pieza que debe ser reemplazada, y su reposición lleva unos cuantos días. El elemento estaría siendo entregado hoy en Rosario.
Página 4

Una filtración que se registró en el Acueducto Esperanza-Rafaela provocó inconvenientes en el suministro de agua potable a la ciudad, por lo que desde la semana pasada se está registrando una disminución en la presión del líquido que llega a los hogares. El problema afecta principalmente a los puntos extremos de la red domiciliaria, sobre todo a los barrios de la zona Oeste, como el Antártida, Jardín y otros.
Según se informó desde la empresa, el problema obedece a que se detectó una avería en el acueducto Esperanza-Rafaela. Esa avería se produjo por la rotura de una pieza que debe ser reemplazada. Al tratarse de una pieza especial, que no se produce en serie sino que debe ser fabricada especialmente, la reposición de la misma lleva unos cuantos días.
Según la información que pudo recabar CASTELLANOS, la pieza estaría siendo entregada hoy en Rosario, ya que fue producida por una firma metalúrgica radicada en Ramallo, especializada en este tipo de tareas. Los técnicos de ASSA esperan tener esa pieza a disposición en Rafaela entre hoy y mañana, ya que se ha preparado un dispositivo especial para poder realizar el reemplazo de la pieza en el menor tiempo posible, probablemente mañana o en la jornada del lunes.
Mientras tanto, para evitar un problema mayor, debió reducirse la presión a la que se envía el agua a Rafaela, con lo cual ASSA dispuso que durante las horas diurnas, en que el consumo es mayor, se reduzca la presión con que se distribuye en la red domiciliaria local, a fin de mantener el nivel del tanque de reserva que está en la planta potabilizadora local, y recién a la noche se opera para enviar más a la red domiciliaria y favorecer el llenado de los tanques en las casas de los usuarios. Esta situación continuaría por lo menos durante todo el fin de semana.
Como se sabe, en Rafaela el agua que se distribuye a través de la red domiciliaria llega desde el Acueducto Esperanza-Rafaela y desde los módulos de la Planta de Ósmosis Inversa que funciona en el predio de Bv. Yrigoyen. Esos volúmenes de agua se vuelcan en la cisterna de 10 millones de litros de capacidad, y desde allí se bombea a la red. En condiciones óptimas, el agua dentro de la cisterna tiene entre 4,5 y 4,9 metros de altura. Cuando se bombea a la red más agua de la que ingresa desde el Acueducto y desde los pozos, ese nivel baja progresivamente. Cuando se produce un pico de consumo –por ejemplo, ante una ola de calor- o una disminución en el ritmo normal de ingreso de agua –por averías en el acueducto, o un corte de energía que afecte a los pozos desde donde se extrae el agua, o por salida de servicio de la POI-, el nivel desciende más rápidamente, pero nunca puede estar por debajo de los dos metros, ya que ese es un punto crítico por cuestiones técnicas: si la reserva llega al piso que significan los dos metros de altura, debe interrumpirse totalmente el bombeo a la red domiciliaria y todos los barrios quedan automáticamente sin suministro.
De allí que para mantener bajo control el nivel de las reservas, ASSA necesita dosificar la presión durante las horas diurnas, mientras dure este inconveniente que mantiene disminuida la llegada de agua a través del acueducto, de modo de poder bombear más agua a la noche y permitir el llenado de los tanques en los domicilios.
El operativo de reemplazo de la pieza averiada será realizado ni bien la empresa cuente con todas las piezas necesarias para efectuarlo.

Te puede interesar