Ese aporte local invisible

Especiales 08 de noviembre de 2018 Por
Nuestra ciudad es distinta. Los rafaelinos la miramos diferente, con un afecto especial, y nos sentimos orgullosos cuando algún visitante llega y nos habla bien de ella.
poda tipas
- foto: D.Camusso

También se nos agranda el pecho cuando fuera de Rafaela alguien reconoce los bulevares, la Plaza 25 de Mayo, cierto equipo de fútbol o el autódromo que en su óvalo tiene a las grandes categorías.
Nada de esto sería posible sin la ayuda permanente de los que trabajan para hacer una ciudad mejor. Entre ellos están los empleados municipales que este jueves festejan su día, que surgió hace 59 años para reconocer su labor.
En la Plaza 25 de Mayo, ubicada en el centro de la ciudad, trabajan varias personas que casi ocultas tras los árboles y entre los caminos internos, se encargan de que luzca radiante en invierno, cuando las flores se marchitan, siendo cálida y colorida en verano, cuando el sol agota las fuerzas de las plantas.
En sus costados nacen los cuatro bulevares, los fundacionales: Santa Fe, Lehmann, Roca e Hipólito Yrigoyen. En gran parte de sus tramos cuentan con adoquines que fueron colocados hace más de 80 años y como vemos cada año, la restauración es artesanal. La plaza es el corazón de la ciudad y los bulevares las arterias que transportan la vida que pasa por ese corazón.
Estos caminos, refuncionalizados en sus adoquines y extendidos con pavimento, nos comunican con los barrios donde la limpieza de las calles necesita de la colaboración de los vecinos que en el horario que corresponde, deben depositar las bolsas de residuos. Los residuos de patio también tienen un día especial para cada sector y se deben disponer esas cosas que se sacan embolsadas y/o atadas para que los camiones recolectores de ramas, hojas y otros utensilios se las lleven.
Los minibuses unen la ciudad y tienen distintas frecuencias. Gracias al Municipio y para mejorar el servicio, llegó la tarjeta SUBE a la ciudad.
En el ir y venir se pasa por el Cine Teatro Municipal Manuel Belgrano y en la otra punta el Museo Histórico Municipal, que guarda el patrimonio de una ciudad que crece y tiene cerca de 100 mil habitantes. Un poco más allá, casi abandonada, aparece la Recova de Ripamonti que tiene un par de años menos que nuestra ciudad.
En Moreno 8 se pueden pagar los impuestos, pero hoy en día todo se puede resolver por internet, porque la plataforma realizada para eso, permite que uno trate de no salir de su casa.
Detrás de todas estas actividades hay siempre un empleado municipal que trabaja para acercar soluciones a los problemas e inquietudes de los ciudadanos. A veces, algunos no están bien vistos como los agentes de Protección Vial y Comunitaria pero cumplen una tarea clave en resguardo de la vida.
Entre unos y otros, algunos más queridos y respetados, los empleados municipales hacen que la ciudad se vea con buenos ojos. Pero la tarea no es sencilla porque Rafaela crece a pasos agigantados y tiene un protagonismo muy importante. Es por eso que nuestra ciudad es capaz de adaptarse a cualquier cambio gracias a la ayuda de estas personas que siguen creando día a día nuestra querida Rafaela.
En estos tiempos modernos la ciudad se adapta y logra diferenciarse entre otras. El orgullo de ser rafaelino está en todo y en ese todo hay una parte muy importante que se le debe al empleado municipal.

Te puede interesar