"Camino Sinuoso" llega a Las Tipas

Cultura 08 de noviembre de 2018 Por
Juan Pablo Kolodziej admitió que pudo hacer "la película que quería". Jugosa entrevista con el director. Hoy a las 19.45 y a las 22.00.
Página 11

La ópera prima de Juan Pablo Kolodziej, Camino Sinuoso (2018) es un thriller que trabaja con diferentes vínculos para construir un panorama sobre el mundo del deporte y la vida en un pueblo del interior del país en donde la ley se hace ausente y los negociados sucios marcan el ritmo de vida. Protagonizada por Juana Viale, Arturo Puig y Geraldine Chaplin, entre otros, fue rodada en Villa La Angostura y tiene música original de Fito Páez. "Camino Sinuoso refleja cómo el drama y el egoísmo de las personas desemboca en tragedia y cómo esa tragedia puede servir para transformar a las persona.", indica el realizador en una charla con EscribiendoCine.
-¿Cómo fue armar el guion de Camino Sinuoso?
- Siempre estoy escribiendo cosas y cuando empecé con Camino Sinuoso el punto de partida fue pensar qué le pasa a una deportista que está en la cumbre de su carrera y tiene que retirarse para inmolarse en una competencia internacional, un poco lo que hizo María Sharapova cuando se tuvo que retirar del Australia Open y dio una conferencia de prensa.
- ¿Ese fue el disparador?
- Sí y se fue amoldando a otras historias que ya tenía escritas, es un poco un drama familiar que desemboca en el policial que termina siendo.
- ¿Fue difícil encajar todos los relatos en uno?
- Ordenarlo fue difícil pero estaba muy en claro en mi cabeza qué quería hacer, el regreso de ella, el restablecimiento de los vínculos familiares, el reencuentro de una mujer consigo misma, y todo fue un poco natural al editar las historias, es un poco lo que pasa, Camino Sinuoso refleja cómo el drama y el egoísmo de las personas desemboca en tragedia y cómo esa tragedia puede servir para transformar a las personas.
- ¿Escribiste pensando en algún actor?
- No pensé en ningún actor, sí tenía en claro las características que quería de cada uno, para el personaje de Mía (Juana Viale) quería a alguien que fuese fuerte pero que a la vez tenga una imagen débil, para el personaje que finalmente hizo Arturo Puig quería a alguien que nunca hubiese estado asociado a ese rol, y para el personaje que hace finalmente Gustavo Pardi buscaba a alguien que pareciese castigado por la vida. De alguna forma al arrancar el proyecto las caras fueron apareciendo, lo de Juana fue muy natural, Arturo fue el último que apareció, a 20 días del rodaje.
- Fue al límite ¿pero soñaste en algún punto que él fuera parte de la película?
- No, tenía muy en claro cómo quería que sea el personaje, y no aparecía, buscamos mucho.
- ¿Cómo fue el trabajo con los actores? ¿Hubo ensayos?
- Hicimos ensayos pero más que nada hubo una preparación fuerte de la psicología de los personajes, con Juana trabajamos mucho, muchos meses, le dí referencias de deportistas.
- Por momentos recuerda a Juego Limpio (2014) la propuesta estética con ella
- Fue una de las referencias. Fue un proceso largo el de preparar el personaje, tuvimos incluso charlas con dos deportistas de competencia internacional que nos brindaron elementos psicológicos de ellos. Con Arturo el trabajo fue diferente, teníamos que volver luminoso a alguien tan oscuro. Dialogamos mucho, yo tenía claro qué había que contar, pero quería que cada actor le imprima su impronta.
- Tenés un elenco con diferentes energías ¿cómo lo equilibraste?
- Fue difícil, muy, un rodaje con muchos exteriores, escenas complejas, afortunadamente hubo una planificación de rodaje muy buena, por ejemplo Geraldine Chaplin estuvo una semana y me aboqué específicamente a ella, y me gustaba jugar con la contraposición de su imagen en el cine.
- ¿Qué fue lo más difícil de rodar?
- Lo más difícil fueron las escenas en exteriores del final de la película, escenas de noche, con bajas temperaturas, con lluvia y por suerte pudimos hacer todo.
- ¿Cumpliste el plan?
- Sí, lo hemos dado muchas veces vuelta, con la asistente de dirección Mariana Bachiller pudimos prever muchas situaciones y no nos pasamos ni un día.
- La música es otro de los grandes protagonistas de la película ¿cómo fue pensarla con Fito Páez?
- Él dijo que quería hacer la música de mi película, lo conozco, hemos trabajado juntos y no quiso ni leer el guion ni nada, quiso ver el primer corte de la película, con 150 minutos casi. En Enero con el primer corte me fui a Tras las sierras, donde estaba de vacaciones, lo vimos, tenía alguna música de referencia para que sepa los climas que quería transmitir. La vimos alrededor de las 18, después cenamos, la vimos de nuevo y él tenía un teclado y los principales temas y melodías salieron ahí, y me dijo "esto hay que hacerlo con una orquesta de verdad" empezamos a trabajar en las partituras, Ezequiel Silberstein transcribió la partitura y grabamos en marzo todo.
- Se estrena bastante rápido desde el rodaje…
- Sí, la terminamos hace un año, hubo un gran proceso de postproducción, largo, con muchas correcciones, barajamos otras fechas para estrenarla y finalmente se da ahora.
- De cara al lanzamiento ¿expectativas?
- Me parece que la gente se puede conectar con la historia desde distintos lugares, hay elementos relacionados a los vínculos familiares, comunes a todos, relacionados con el drama familiar, el policial, la evolución de los personajes, que al público le gusta que los personajes cambien, después decidirán si les gusta o no, yo pude hacer la película que quería hacer, tengo algunas críticas, pero conforme con el resultado.
- ¿Nuevos proyectos?
- Estoy escribiendo un policial que pienso rodar a fines del año que viene, sobre dos hermanos opuestos que se deben reunir para conseguir un fin, tengo ya algunas opciones para el elenco, avanzadas, pero no las puedo revelar.

Te puede interesar