Inauguran muestra en Luogo Espacio de Arte

Cultura 06 de noviembre de 2018 Por
León Ferrari es uno de los principales referentes del arte argentino.
Luogo Espacio de Arte

 Sus obras han trascendido distintos tabúes culturales universales para restituir la memoria y poner en crisis los discursos hegemónicos que velan por la violencia y la desigualdad de derechos.
A través de una selección de piezas del patrimonio del Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad Nacional del Litoral, esta exposición propone una relectura de sus imágenes revisando, a cinco años de su muerte, la potencia contemporánea y transgresora de su narratividad.
En el presente contexto, la muestra arroja una pregunta posible: ¿qué desean hoy en día las imágenes? ¿Cuál es el flujo de su trascendencia? ¿Es posible su reactivación política?
Puestas en diálogo con piezas documentales de archivo, estas obras ponen en foco el perfil del artista como escritor y pensador permanente y, fundamentalmente, como un generador de fantasmas que auspician ideológicamente como emblemas de un conjuro latente.
La exhibición tiene lugar en Luogo de 25 de Mayo 1199. Un espacio de arte contemporáneo ubicado en la ciudad de Rafaela, provincia de Santa Fe, cuyos proyectos se hallan destinados a la divulgación de la producción artística actual.
La muestra está organizada por Luogo Espacio de Arte, junto a la Secretaría de Ciencia, Arte y Tecnología a través del Museo de Arte Contemporáneo y la Secretaría de Fortalecimiento Territorial a través de la Sede de la UNL en Rafaela.
León Ferrari nació en 1920, en la ciudad de Buenos Aires. Considerado como uno de los artistas argentinos de referencia internacional, en su extensa producción se destacan obras como Cuadro Escrito (1964), central para el arte conceptual internacional, y La Civilización Occidental y Cristiana (1965), pieza paradigmática en la tradición de la vanguardia estético-política del arte del siglo XX.
Por razones políticas abandonó la Argentina en 1976 y se radicó en San Pablo, donde retomó su actividad artística con una serie de esculturas metálicas y realizó experiencias con diversas técnicas: fotocopia, arte postal, heliografía, grabado y libro de artista, entre otras.
Autor de numerosas publicaciones, entre ellas: Escrito en el aire (1964), Palabras Ajenas (1966), Nosotros no sabíamos (1976), Hombres (1984), Cuadro escrito (1984), La Basílica (1985), Parahereges (1986), Biblia (1989), Imagens (1989), Exégesis (1993), La bondadosa crueldad (2000) y Prosa política (2005).
Participó en congresos de historia del arte y publicó gran parte de sus artículos en el diario Página 12, para el que también ilustró la edición en fascículos del libro Nunca más, informe de la CONADEP sobre los crímenes de la última dictadura militar en Argentina.
Su exposición Infiernos e Idolatrías en el Instituto de la Cooperación Iberoamericana en 2000 y su muestra retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta en 2004 provocaron intensos debates y agresiones por parte de simpatizantes de la Iglesia Católica, dando lugar, paradójicamente, a un posterior reconocimiento que hoy se encuentra datado en numerosas publicaciones y en su presencia en distintas colecciones públicas y privadas.
Expuso en centros y museos de arte de todo el mundo, entre los que se destacan la Pinacoteca do Estado de San Pablo, el Museo de Arte Carrillo Gil de México, el MoMA de Nueva York y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid.
En 2007 participó en la Documenta de Kassel, en la Bienal del MERCOSUR en Porto Allegre y en la 52 Bienal de Venecia, en la que fue reconocido con el León de oro.
Falleció en 2013 dejando un inmenso legado, que actualmente se halla a cargo de la Fundación Augusto y León Ferrari.

Te puede interesar