Polémica por los aportes del Estado al automovilismo

Locales 13 de julio de 2019 Por
Corral pidió a la Provincia 60 millones de pesos para que se garantice la carrera del Súper TC 2000 en la capital provincial y lo justificó diciendo que "Rafaela, San Jorge y Rosario" también recibieron dinero.
PAGINA 10
Miguel Lifschitz y José Corral, en un reciente encuentro que tuvieron en Sauce Viejo. - Prensa Gob. Santa Fe

Comparaciones insólitas y un pedido fuera de lugar: la polémica y lo que hay que saber sobre el aporte realizado a Atlético para el autódromo.


La transición política entre gobiernos entrantes y salientes trae polémicas. Una inesperada estalló en la capital santafesina y adquirió dimensiones provinciales, cuando inesperadamente el intendente de Santa Fe José Corral reclamó perentoriamente que el Estado provincial aporte nada menos que 60 millones de pesos, "antes del 31 de julio", para garantizar la presentación del Súper TC 2000 en Santa Fe. La carrera está prevista para el mes de septiembre, en un circuito improvisado en las calles de la capital que gobierna Corral, y que desde diciembre pasará a manos del Frente Progresista y del intendente electo, Emilio Jatón.
En una conferencia de prensa, Corral adelantó hace un par de días que se ha "pedido al Gobierno provincial un aporte, como ya lo hizo en Rafaela, San Jorge, en Rosario, con la construcción de un autódromo, para que nos ayude a poder realizarlo. 60 millones de pesos es la cifra que se requiere para poder garantizar la carrera".
Al ser consultado por los periodistas, el intendente santafesino reconoció que al monto requerido para afrontar los gastos de la carrera habría que tenerlo antes que termine julio. "Por las tareas previas a realizar, como la construcción del circuito, las tribunas, la iluminación. Además, hay elementos nuevos que hay que comprar", dijo Corral.


La respuesta de
Provincia

Para el gobernador Miguel Lifschitz el pedido de Corral es un "despropósito", según declaró a la prensa. Pero fue el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, quien contestó puntualmente al reclamo reclamo. Farías dejó en claro que "la carrera es exclusiva responsabilidad de la municipalidad que es la organizadora y tiene trato con la empresa que desarrolla el evento", y remarcó "que la Provincia nunca tuvo ninguna participación en la toma de decisiones sobre si la carrera se hace o no. Si la carrera no se hace, es porque la municipalidad decide no hacerla o porque no puede hacerla", afirmó.
También recordó que "la Provincia colabora todos los años como auspiciante del evento de distintos modos, a través de la Lotería y sus juegos, y también con aportes directos cada vez que el municipio lo ha solicitado, pero con montos mucho menores a los 60 millones de pesos".
"Estamos dispuestos siempre a colaborar para que la carrera se haga, pero la realización o no de la misma no depende de la Provincia", aseguró.
Farías mencionó que "el pedido que hizo el intendente (José Corral) es muy poco serio, porque sabe perfectamente que un pedido de estas características se planifica anualmente. Nunca hubo un planteo a la Provincia de que había un inconveniente tan grande".
En este sentido, expresó que "desconocemos absolutamente las características y el presupuesto de esta carrera. Además, hay un planteo que primero fue enviado a los medios y luego presentado a la Provincia, y con un plazo absolutamente exiguo para tomar decisiones presupuestarias en momentos difíciles, de manera que no es seria la manera en la que se hizo el pedido de semejante monto".
"Por la forma en la que el intendente planteó el inconveniente, primero a los medios y luego a la Provincia, me parece que busca una excusa para la no realización de la carrera, que es responsabilidad total del municipio".
Finalmente, el Ministro dijo desconocer "los números de la gestión municipal para saber si esto genera o no un déficit. Lo que sí está claro es que la municipalidad es la responsable de la carrera y que le pida a la Provincia un determinado monto de dinero no puede ser causa de la no realización de la misma. Ellos tienen que tomar una decisión y si no pueden hacer la competencia, que el intendente lo diga".

Comparaciones odiosas

La comparación que efectuó Corral con "Rafaela, San Jorge y Rosario", que ya han recibido aportes, es cuanto menos antojadiza e injusta. En los tres casos los aportes que hizo Provincia fueron para estructuras permanentes: autódromos que son visitados en distintas épocas del año por categorías nacionales y provinciales, a los cuales se los moderniza y mejora en infraestructura y seguridad, facilitando actividades que generan no solo movimiento turístico, sino también mano de obra nacional, ya que en el deporte motor participan no solo pilotos sino también preparadores, chasistas, mecánicos y muchos otros que a nivel profesional o como entusiastas amateurs, contribuyen a un deporte que en algunos casos tiene una tradición centenaria, como es el caso de Rafaela.
Por otra parte, tanto en Rafaela como en San Jorge la gestión administrativa de los autódromos está a cargo de entidades privadas sin fines de lucro, como los casos de los clubes Atlético de ambas ciudades. Distinto es el caso de Rosario, donde los aportes fueron más significativos: mientras Rafaela recibió en los últimos años unos 8 millones de pesos, en cuotas y contra avance de obras (nueva portada, ingreso pavimentado al sector de boxes, ampliación de la Torre de Control, saneamiento de la zona de desagües), Provincia aportó más de 100 millones de pesos para la ampliación y modernización del circuito de Rosario. Huelga decir que el dinero aportado por el Estado santafesino a Atlético es insignificante en comparación con las enormes inversiones que a lo largo de la historia realizó Atlético en el predio del autódromo, desde la compra misma del predio hasta la pavimentación del óvalo, así como la construcción del paredón perimetral y de otras muchísimas obras concretadas en más de 50 años.
Por otra parte, a las competencias deportivas en el autódromo de Rafaela las gestiona la propia institución dueña del autódromo, a riesgo propio, en sociedad con las categorías fiscalizadoras o alquilando el predio. Por eso Atlético tiene TC y no Súper TC 2000 o Turismo Nacional: los riesgos siempre los corre el club, no con dinero del Estado, sino por cuenta propia. En todo caso el Estado auspicia con algún aporte especial a modo de premio, como sucedió en la última competencia del TC, o con la colaboración de personal y logística, como lo hace el municipio, atendiendo a los importantes ingresos que genera para la ciudad la visita de miles de personas ante este tipo de eventos.
En el caso de Santa Fe, el circuito callejero solo es utilizado por el Súper TC 2000 y una vez al año. Se trata, todos los años, de montar y desmontar un complejo andamiaje de paredones, tejidos, luces, boxes, vías de escape y cantidad de detalles que sirven para un fin de semana en el que, además, corre una categoría que tiene enormes atractivos técnicos, pero solo cuenta con un parque de menos de 20 máquinas. Como hay dos carreras y una es nocturna, indudablemente Santa Fe recibe un gran espaldarazo publicitario porque las imágenes televisadas del callejero iluminado "a giorno" son muy atractivas. Pero es la primera vez que trasciende la magnitud del costo que supone la competencia: con 60 millones de pesos se podrían organizar sin riesgos económicos media docena de carreras de TC en el autódromo de Rafaela. Y ni hablar si una cifra como la que pide Corral "para antes del 31 de julio" fueran destinados a obras de infraestructura en el óvalo rafaelino.
Tal vez en la necesidad de justificar tamaña inversión también encuentren explicación algunas de las falacias que se repiten año tras año respecto a la concurrencia de público al "Callejero": Corral y los propios dueños de la categoría suelen hablar de más de 100 mil espectadores en el evento, cuando la simple lógica plantea que resulta imposible ubicar a tales multitudes en los espacios habilitados para el público en las calles santafesinas, ni siquiera sumando a los que van los tres días.

Te puede interesar