Suspenden permisos para la presencia de cerdos en exposiciones

Agro 12 de julio de 2019 Por
El Senasa estableció medidas para disminuir el riesgo de ingreso y posible diseminación en la Argentina, donde nunca fue detectada, de la enfermedad que se expande por el mundo.
PAGINA 11

Dada la situación actual de peste porcina africana (PPA) en el mundo, aun cuando la enfermedad no se encuentra presente en la región ni en nuestro país, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), evaluó el efecto potencialmente diseminador que podría tener la concentración de cerdos. El ingreso del virus a través de público que eventualmente proviniera de países donde está presente la enfermedad, podría tener consecuencias devastadoras en la industria porcina.
En los últimos años, el virus de la PPA proveniente del África subsahariana, se ha expandido y recirculado en países de Europa. Más recientemente se ha multiplicado en lugares del continente asiático y representa un riesgo considerable el ingreso de la enfermedad a través de pasajeros provenientes de esos países.
Para prevenir el ingreso, el Senasa reforzó los controles en puntos fronterizos claves. No obstante, si estos controles fueran superados, existe la probabilidad de que los pasajeros que puedan vehiculizar el virus en alimentos, ropas y calzados, tomen contacto con cerdos del país, creando el escenario propicio para iniciar la infección en nuestro territorio. Este conjunto de posibilidades, podría tener un impacto crítico si sucediera en un evento de las características de las exposiciones rurales.
Las exposiciones de animales son autorizadas y controladas por Senasa, que dentro de sus funciones tiene la de defender los ganados en el territorio de la República Argentina contra la invasión de enfermedades contagiosas exóticas, tal como lo describe el Ley N° 3.959, estableciendo reglamentaciones complementarias para tal fin. Como antecedente, durante la pandemia de gripe porcina en 2009, no se realizó concentración de cerdos en exposiciones en centros urbanos (La Rural) por las consecuencias tanto en la salud pública como en los animales.

La prohibición

La Resolución Senasa N°793/2019, publicada en el Boletín Oficial, prohíbe la concentración de cerdos en exposiciones rurales que permitan la concurrencia de público en general, dado que este puede provenir de países infectados o haber tenido contacto con la enfermedad, de acuerdo a lo informado por la Organización Mundial de Salud Animal (OIE) en su página web
Sin embargo, en la comercialización de cerdos pueden producirse diferentes tipos de concentraciones en los que el Senasa interviene para controlarlos sanitariamente. Esta nueva normativa nos permite evaluar si implica aumentar el riesgo de contagio y diseminación de esta enfermedad que preocupa a todos los servicios veterinarios del mundo.
Finalmente, cabe agregar que esta normativa no surge como iniciativa exclusiva del Senasa como medida de prevención para el ingreso de la PPA, sino también por la demanda de asociaciones de productores porcinos que ven en riesgo los logros alcanzados en el desarrollo del sector durante los últimos años.

De qué se trata la peste porcina

La Peste Porcina Clásica (PPC) es una de las enfermedades que se encuentra bajo vigilancia epidemiológica. La República Argentina es libre de enfermedad, la vacunación se encuentra prohibida por la Resolución N° 308/2004 y la sospecha o presencia de la enfermedad es de notificación obligatoria e inmediata a la autoridad sanitaria.
Esta enfermedad fue erradicada de nuestro país. El último foco fue registrado en el año 1999. Luego de la aplicación de la Resolución N° 834/2002 se logra finalmente erradicar la enfermedad y, en el año 2005, la República Argentina se auto-declara PAIS LIBRE de PPC, de acuerdo a las recomendaciones de la OIE.
A partir de ese año, y hasta la actualidad, se llevan a cabo actividades de vigilancia epidemiológica con el objetivo de: (a) Detectar en forma precoz la reaparición de la enfermedad, (b) Recolectar información para sustentar o documentar el estatus de país libre.
Estas actividades se llevan a cabo junto a otra enfermedad viral, llamada Síndrome Respiratorio Reproductivo Porcino (PRRS, por sus siglas en idioma inglés).
Esta enfermedad, también causada por un virus, nunca ha sido diagnosticada en la República Argentina, por lo tanto, es considerada exótica.
En el año 2010 se realizó un estudio epidemiológico para demostrar la ausencia de circulación viral en nuestro país. Las actividades que se llevan a cabo para PPC y PRRS se basan en la prevención debido al impacto económico y social que conllevaría la ocurrencia de un foco.
La presencia de PPC provocaría grandes pérdidas económicas debido a las consecuencias de los focos y las medidas de contención aplicadas, donde mueren y se sacrifican gran cantidad de animales. Además, fuertes restricciones al comercio de animales y sus productos son impuestas a los países infectados.
En el caso de PRRS, además de las restricciones al comercio, principalmente de genética, su presencia provoca grandes pérdidas productivas y ocasionaría enormes erogaciones para su prevención y control.

Te puede interesar