Allanamientos en Recreo: hallaron armas blancas y ropa en las requisas

Sucesos 10 de julio de 2019 Por
Los distintos rastrillajes que se realizaron en Recreo en las últimas horas para encontrar indicios sobre la muerte de Diego Román, de 12 años, arrojaron los primeros resultados.
allanamientos Recreo
Los investigadores continúan trabajando para hallar al autor del crimen. - El Litoral

El jefe del Cuerpo Médico Forense, Pascual Pimpinella, aseveró que al niño lo habrían mutilado cuando aún estaba con vida. "Es un hecho aberrante", dijo el experimentado profesional.


Agentes de distintas fuerzas realizaron varios allanamientos en las últimas horas en Recreo por el asesinato de Diego Román que dieron como resultado el secuestro de armas blancas y vestimentas que serán analizados para buscar rastros de sangre que puedan pertenecer al menor. Durante varias horas se registró un intenso movimiento policial y judicial en Recreo, tras la muerte del Diego Román, el niño de 12 años que fue encontrado en un descampado con 30 puñaladas y su cuerpo mutilado. La búsqueda se realizó en un área de 500 metros entre la escuela y el campo, lugar donde se encontró el cuerpo. Se allanó una pequeña vivienda del sobrino del dueño del mismo en Alberdi y Santa Fe.
Al respecto de los elementos encontrados se brindaron detalles por LT10. En el informe señalaron que los elementos secuestrados serán peritados para determinar si hay rastro de sangre y si la misma pertenece al menor, para lo cual se requieren distintos análisis que permitirán determinar, en principio, si es humana y luego si coincide con la de la víctima.

Zona allanada

Con respecto a la zona allanada el fiscal cuenta con peritajes criminalísticos y forenses, como así también las declaraciones de los vecinos y la familia sobre los hábitos del chico y a partir de esos elementos se determina que lo sucedido ocurrió en un área específica. "Existe el lugar de hallazgo del cadáver pero no está precisada la escena del crimen. No hay cabos sueltos, hay una línea de trabajo sobre la base de hechos, pero todavía no se pudo dar con el asesino", se indicó. Por lo que se espera que el análisis de los elementos secuestrados, junto con la autopsia al cuerpo del menor y los testimonios puedan dar pistas sobre lo ocurrido.
Además, se indicó que el nene tuvo un comportamiento normal y que es claro el ensañamiento del autor de acuerdo a las heridas que presentaba el cuerpo.

Las mutilaciones

"Descuartizamiento", "tortura" y "mutilaciones", son algunas de las palabras que utilizó el jefe del Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial, Pascual Pimpinella, para referirse al análisis del cadáver de Diego Román, el niño de 12 años hallado sin vida en Recreo, el jueves pasado. "Me llama poderosamente la atención, porque no es de los casos frecuentes que solemos ver", indicó el médico en una entrevista realizada el lunes en el programa "Al derecho y al revés", que conduce la periodista Andrea Scándolo, por LT 10. El especialista destacó "la cantidad de lesiones que tenía el cuerpo del menor", y completó diciendo que "yo simplemente creo que no había ningún lugar de la superficie del cuerpo que no tuviera lesión". Pimpinella recordó que "tengo casi 20 años en el Poder Judicial haciendo esta tarea y no tenemos un caso como éste; me parece que es muy significativo y realmente es un hecho aberrante".

Un depredador

A la hora de describir el cadáver, Pimpinella confirmó que "había mutilaciones, pérdida de tejidos y lesiones superficiales" que en principio habrían sido producidas "con un objeto de borde con filo", aunque también se baraja la hipótesis de que "pudo haber sido víctima de un depredador".
Consultado sobre la posibilidad de un intento de "descuartizamiento", el médico respondió que "es una de las hipótesis". Además, reconoció que en base a las características de las lesiones, se especula que algunas de ellas "aparentemente fueron provocadas en vida", es decir, que el niño pudo haber sido víctima de tortura. Y "para determinar cuáles heridas fueron en vida y cuáles post mortem se tomaron muestras que fueron a laboratorio", señaló a la radio universitaria.

Robaban camionetas

(La Capital de Rosario) - La fiscal de Santa Fe María Laura Martí detectó a una organización dedicada al robo de camionetas 4 x 4 en distintos lugares de la provincia a partir del arresto flagrante de dos personas en la provincia de Jujuy, a las que sorprendieron con dos vehículos de este tipo que habían sido sustraídas una en la ciudad de Santa Fe y la otra en Santo Tomé. La funcionaria requirió en total la captura de seis personas vinculadas a la banda, entre ellos la del exfutbolista de Talleres de Córdoba, Alejandro 'Tanque' Kenig, que está sospechado de trasladar los vehículos robados. La investigación puso al descubierto una estructura que parece trabajar mediante celulas diferenciadas que levanta con exclusividad camionetas Toyota Hilux. Una es la que sustrae los vehículos, en base a inhibir el sistema de alarma, de manera de realizar el robo sin violencia. La segunda célula que se dedica a la comercialización de las camionetas robadas hacia Bolivia para venderlas allí. De hecho éste sería el destino de una Toyota Hilux blanca sustraída en Rosario el 13 de mayo pasado que aparece en una foto en el teléfono celular de un hombre llamado Jorge Adrián Moyano Moreno, de 51 años, que está preso desde el viernes pasado en la ciudad de Santa Fe. También se acreditó un robo de una camioneta de la misma marca en la ciudad de Esperanza. Ninguna de estas últimas pudieron ser recuperadas.

Hacia el norte

La investigación se inició cuando en la ciudad de San Salvador de Jujuy, el 30 de mayo pasado, detuvieron a un cordobés en la zona de la terminal de ómnibus con dos Toyota Hilux robadas tres días antes en la provincia de Santa Fe: una en la capital santafesina y la otra en la ciudad de Santo Tomé, el 27 de mayo pasado. Los identificados en la asociación ilícita dedicada a estos robos son personas residentes en Córdoba. El primer detenido en la capital jujeña era Jorge Adrián Moyano. El viernes se sumaron dos más: Sergio Ariel Moyano, de 45 años, y Gustavo Moyano, de 26. A través de escuchas se destacaba una donde se mencionaba el apodo del futbolista Kenig, que se tiene como uno de los que manejaban hacia la frontera norte los vehículos robados. También se identificó a un ciudadano boliviano apodado "Coreano" como el contacto en el país vecino para ubicar los vehículos.
Las camionetas habrían sido robados con inhibidores de alarmas y se presume que los pasaban a Bolivia falsificando documentación y cambiando las patentes.
El primer detenido fue imputado por asociación ilícita y falsificación de documentos, mientras que a los otros dos que siguieron se los imputó por asociación ilícita y encubrimiento.

Te puede interesar