Las adicciones, habitualmente vinculadas a los hechos ilícitos

Sucesos 06 de julio de 2019 Por
Ayer en las salas de audiencias de la Oficina de Gestión Judicial se firmaron dos juicios en los que se abreviaron los procedimientos. En ambos casos por hechos delictivos violentos que se relacionan íntimamente al flagelo de los adicciones que afectó y afecta a los imputados.
audiencia Pereyra (Personalizado)
- Castellanos

Lo mismo ocurrió el jueves con otros dos casos. Además se reiteran los pedidos de plazas para que esas personas inicien tratamientos de recuperación. La mayoría de los lugares están saturados.


Es un secreto a voces. Y si uno se detiene a charlar aunque sea solo un momento con familiares, defensores, fiscales e incluso con los propios jueces de la Investigación Penal Preparatoria, cae en la cuenta que prácticamente todos, o al menos la gran mayoría de los jóvenes que llegan a las salas de audiencias de los Tribunales locales -algunos por primera vez y otros que ya son reincidentes- lo hacen sindicados como presuntos autores de hechos ilícitos que se inician porque los autores están acompañados por una preocupante adicción a las drogas. Adicción qué -como ellos mismos reconocen con frecuencia- los lleva a cometer todo tipo de delitos con el objetivo primordial de obtener dinero rápido que les permita comprar el estupefaciente que los "transporta" a otro mundo, al menos temporariamente, hasta que pasa el efecto y vuelta a delinquir para volver a comprar para volver a consumir. Una cantidad importante de audiencias terminan con el encartado condenado o con prisión preventiva y con un reclamo de sus defensores para que se adopten las medidas necesarias que les permitan iniciar o retomar tratamientos contra las drogas.
Claro que aquí también las partes se encuentran con otra realidad: habitualmente no existen plazas disponibles en los lugares abiertos que desde hace muchos años proliferaron en la ciudad, la región y la provincia para llevar adelante dichos tratamientos debido, lamentablemente, a la cada vez mayor cantidad de personas que caen en el consumo de sustancias prohibidas.

Algunos casos
"testigos"

El jueves el fiscal Vottero encabezó un juicio de procedimiento abreviado. Primero acordó tres años de prisión efectiva y la unificación por una condena anterior que terminó cerrando en diez años y un mes de prisión para Jonathan Domizzi. Este joven cumplía encierro por Robo calificado por el uso de arma de fuego; por ser cometido en despoblado y en banda en concurso real con privación ilegítima de la libertad. Por ese delito recibió siete años de prisión. Ya con salidas transitorias, llegó a Rafaela y lo primero que hizo fue asaltar una heladería con el evidente propósito de "obtener dinero rápido".
Luego amplió una imputación a un individuo acusado de dos hechos de robo -uno calificado por el uso de arma que no pudo ser encontrada- y el restante simple. Ahora le endilgó otros dos también con arma -uno en grado de tentativa-, pero con la particularidad que todos fueron cometidos con muy pocas horas de diferencia. Había, indudablemente, necesidad imperiosa de "conseguir dinero para comprar droga".

Los de ayer

En tanto ayer a la mañana, primero acordó con la defensa de Marcos Daniel Pereyra, de 20 años, una condena a cuatro años de prisión efectiva. Pereyra fue quien junto a un grupo de jovencitos, atacó en mayo del año pasado con una especie de "chuza" a un joven a la salida de la Escuela "Joaquín Dopazzo", causándole lesiones graves. Después tenía otros hechos y también graves problemas de adicciones.
Finalmente en la Sala N° 1 también Vottero ahora con el abogado particular Ignacio Alfonso Garrone, acordó una condena de seis años y ocho meses para Juan Carlos Chávez, un individuo también autor de robos calificados por el uso de arma. Quizás el más trascendente -aunque todos los son para las víctimas- fue un asalto perpetrado en una agencia de quiniela de calle Carlos Pellegrini. Chávez, al finalizar el encuentro, le dijo al juez Osvaldo Carlos: "Estoy arrepentido por lo que hice. Ahora que ya no consumo, me doy cuenta de todo. Quiero pedirle perdón a las víctimas".

Te puede interesar