Los Jaguares buscan hacer historia en la final ante Crusaders

Deportes 05 de julio de 2019 Por
La franquicia argentina enfrentará en la madrugada del sábado al equipo de Nueva Zelanda. Mayco Vivas, suplente.
jaguares

El desafío argentino es inmenso: en final del Súper Rugby por primera vez en su historia y en su cuarta participación solamente, los Jaguares se enfrentan el sábado a los Crusaders, ganadores de las dos últimas ediciones (04.35 de Argentina) en Christchurch (sur de Nueva Zelanda). Si "nada es imposible en una final", según el hooker de los Jaguares, Agustín Creevy, algunas cifras muestran la dificultad de la tarea para los argentinos
Los Crusaders, poseedores del récord de títulos (9), solo han perdido dos de sus 16 partidos de la temporada regular, concluida en primera posición (entre todas las conferencias) y con el mejor ataque (81 tries). En el 2016 llegaron los Jaguares al Súper Rugby con el objetivo de mejorar la competitividad de la selección argentina, de la que son el esqueleto. Y si los resultados de los Pumas en el Mundial de Japón (20 de setiembre-2 de noviembre) van en consonancia con los obtenidos por los Jaguares este año, entonces Francia e Inglaterra, sus rivales de grupo en el torneo, deben estar preocupados.
Su progresión, poco evidente en 2016 y en 2017, un poco más visible en 2018, con una primera participación en la fase final (derrota en cuartos de final), fue espectacular este año. Terceros de la temporada regular, lograron la primera victoria de un equipo argentino en Nueva Zelanda (en el terreno de los Auckland Blues a finales de abril), antes de terminar la temporada en tromba con una serie, en curso, de siete triunfos.
Su balance frente a la provincias neozelandesas muestra igualmente su evolución: tras haber perdido los siete primeros partidos, lograron después cinco victorias frente a dos derrotas. Aunque nunca han vencido a los Crusaders (dos reveses en 2016 y en 2018). "Hemos conocido muchas frustraciones, pero cuatro temporadas más tarde, vamos a disputar la final. Es algo loco, increíble", manifestó el centro Matías Orlando.
¿Hasta dónde escribir la historia? "Intentamos mantener al equipo lejos de esta agitación. Es fantástico, genial, pero pienso que debemos abstraernos y concentrarnos en intentar continuar progresando con mucha humildad", afirma el técnico Gonzalo Quesada.
Si los Jaguares juegan por un país, los Crusaders lo hacen por la ciudad de Christchurch, golpeada por un atentado terrorista de extrema derecha, contra dos mezquitas, que causó 51 muertos el 15 de marzo. "Nuestro equipo y nuestra ciudad se han enfrentado a una dura adversidad. Estoy orgulloso de lo que hemos probado en cada partido, cuánto nos hemos unido a esta ciudad, y los unos a los otros", señala el técnico neozelandés, Scott Robertson. "Estamos realmente impresionados por la calidad de los Jaguares, su variación y su estilo ofensivo. Están muy bien en todas las estadísticas, especialmente en defensa", añadió Robertson. "La pasión y emoción que ponen en su juego es un peligro. Si juegan con esa energía serán complicados. Pondrán mucha emotividad en el partido", concluyó.
El antiguo tercera línea de los All Blacks se verá privado el sábado de dos piezas importantes, los internacionales neozelandeses Ryan Crotty (centro) y Scott Barrett (segunda línea), pero contará con diez internacionales de los All Blacks. Enfrente estarán quince internacionales argentinos confrontados a un inmenso desafío.

Los equipos

Crusaders: Havili - Reece, Ennor, Goodhue, Bridge - Mounga, B. Hall - Todd, Read, W. Douglas - S. Whitelock (cap), Dunshea - O. Franks, C. Taylor, Moody. Suplentes: Makalio, Bower, Alaatoa, Romano, Taufua, Drummond, M. Hunt, Jordan.
Jaguares: Boffelli - Moroni, Orlando, De La Fuente (cap), Moyano - Díaz Bonilla, Cubelli - Kremer, Ortega Desio, Matera - Lavanini, Petti - Medrano, Creevy, Tetaz Chaparro. Suplentes: Montoya, Vivas, Pieretto, Leguizamón, Lezana, Ezcurra, Miotti, Cancelliere.

Te puede interesar