Alianzas electorales: el campo de la incertidumbre

Enfoques 13 de junio de 2019 Por
enfo

Por María Herminia Grande. El proceso electoral argentino transcurre en modo conjetural. Lo más increíble es que lo conjetural ha cooptado a los dirigentes políticos. Para esta cronista que habitualmente consulta a los principales protagonistas de la política nacional, de la recorrida en las últimas horas solo obtuvo incertidumbre. Los voceros del presidente Mauricio Macri no aportan ninguna información adicional a todas las versiones que circulan por estas horas y que pueden aumentar a medida que nos acercamos al 22. Mientras tanto, la UCR intenta ganar en músculo electoral — piensan que las elecciones de Jujuy y Mendoza contribuyen a ello— a los efectos de acompañar en la fórmula presidencial. Los PRO dudan y mucho. La UCR también. Esto ocurre a horas del cierre de alianzas.
Algo importante en este sector es que ya no quedan dudas del protagonismo del presidente Macri como candidato a la reelección. No es un hecho menor, porque hasta hace pocos días el presidente del radicalismo, Alfredo Cornejo, hacía pública la necesidad de no contarlo en la fórmula presidencial. El tema ahora es la integración de esta fórmula.
Indudablemente la jugada de Cristina Kirchner de hace 20 días alteró la fisonomía de los diferentes espacios políticos. El mundo kirchnerista peronista cuenta con dos certezas y una incógnita. Primera certeza: la fórmula presidencial se conoció hace 20 días. Segunda certeza: la fórmula encabezada por Alberto Fernández abrió la frontera sin aduana a los gobernadores peronistas.
La incógnita es Sergio Massa, quien olfateó ese peregrinaje. El desvelo de Massa, cuyos cabildeos tienen fecha de vencimiento en horas, pasa por cómo volver a sus orígenes sin pagar un precio tan alto. Para ello se le ocurrió redactar un documento cuyas propuestas mayoritarias las extrajo de quien fuese director de su Escuela de Gobierno, Roberto Lavagna. Bajo el título de "Gran Coalición Opositora" al que Massa le agrega un coma virtual y le suma: "¿con el kirchnerismo?", Massa ve que cada día a este sector se le suma el peronismo, que antes veía un claro límite en Cristina Kirchner y que ahora confía en Alberto Fernández. Cree que es un hombre que cuando decidió el "destierro autoimpuesto" del cristinismo, señaló con contundencia errores graves, y que en caso de ser electo presidente no los admitiría.
Hoy Alberto Fernández debe hacer equilibrio para que los sectores más cristinistas que no comulgan con él medianamente lo acepten, mejor dicho, deglutan la decisión de su jefa política. Sergio Massa en su largo peregrinar y especular viene perdiendo parte de su propia tropa que se fue "mudando" hacia esta opción. Tal vez, de haber actuado inicialmente dentro de Alternativa Federal con más generosidad política, este sector no hubiese asistido al desguace que padece. Si bien hubo otros colaboradores en el desguace, como el veraneante Juan Schiaretti o el público confeso ahora votante de Macri, Miguel Ángel Pichetto.
Si Massa decide adherir al sector F/F, quizá con este pase en lo personal y en lo público pierda más de lo que gane. Quizá evalúe que su juventud le permitirá reconstruirse desde un peronismo que también busca su forma. Como ya hemos dicho, va a perder el apoyo de su socia fundadora y principal sostén de su espacio: Graciela Camaño. Diputada que venía observando el alejamiento del hijo pródigo.
Quedan muy pocas horas para la conformación de alianzas. Allí se verá también si el gobernador Juan Manuel Urtubey queda como único candidato de Alternativa Federal. Y con quién articulará Roberto Lavagna. Al cierre de este análisis en este sector contaban como seguro al GEN de Margarita Stolbizer, al socialismo santafesino y al peronismo que lo acompaña. Peronismo representado por Eduardo y Chiche Duhalde, el sector sindical de las 62 organizaciones, el gastronómico Luis Barrionuevo y sectores del massismo que deciden trabajar con Lavagna.
Algunos allegados insistirán en la necesidad de que el exministro compita en una interna con Juan Manuel Urtubey, Martín Lousteau, Facundo Manes y hasta Sergio Massa. Lavagna no acepta internas. El gobernador electo de Jujuy, Gerardo Morales, buscará acercase a su ex compañero de fórmula en el 2007. El diálogo va a existir, pero Lavagna no irá a Cambiemos. Mientras tanto, el exministro de Economía recorre pymes industriales en el Gran Buenos Aires.
Ante la falta de aparato, Lavagna deberá conquistar cuerpo a cuerpo el voto del electorado que no quiere la continuidad de Macri y cree que Alberto Fernández no le garantiza un proyecto distinto al de su compañera de fórmula.
La política argentina está en modo conjetural. Mientras tanto, la pobreza se afirma y se agiganta. Toda la producción no deja de caer. Este jueves se conocerá la inflación de mayo, que se cree que va a la baja por efecto de los bolsillos secos.
En el calendario electoral del domingo 16, además de Tierra del Fuego, Formosa, San Luis, hay elecciones generales en Santa Fe. Al cierre de este artículo las encuestas entre los dos principales candidatos, el oficialista Antonio Bonfatti y el opositor Omar Perotti, muestran un más-menos 3% para uno u otro candidato. Del oficialismo señalan que el ex gobernador Bonfatti creció en el último tiempo 10 puntos, lo que les hace soñar con retener la gobernación. En el sector peronista de Perotti están confiados en que la diferencia muestral obre a su favor y que quienes no votaron en las PASO se decidan por este sector. Si los votos de María Eugenia Bielsa se trasladaran al candidato a gobernador Perotti, la diferencia a favor de este sector no dejaría dudas. Sucede que la exvicegobernadora fue tibia en sus manifestaciones de apoyo, más allá de que esta semana apareció junto a Perotti en algunos actos, por lo cual no sería de extrañar que muchos de sus votantes recalasen en otras opciones, principalmente el socialismo. El senador Perotti espera que el radical José Corral, candidato a gobernador de Cambiemos, tenga una mejor performance que la obtenida en las PASO.

Te puede interesar