El Centro de Estudios Procesales de Rafaela ya es una realidad

Locales 07 de junio de 2019 Por
El nuevo espacio institucional está integrado por docentes, abogados particulares, jueces y demás operadores judiciales, y estudiantes. Para la Dra. Ana Clara Manassero, integrante de una entidad de similar tenor con desarrollo en Rosario, el actual contexto de reformas a los procesos judiciales "es un elemento claramente motivador".
PAGINA 10
El rafaelino Mauro García, junto con la especialista en Derecho Procesal Ana Clara Manassero, docente de grado y posgrado de la UNR - N. Gramaglia

En la víspera y con una charla titulada «El rol de los Centros de Estudios Procesales en las reformas procesales» a cargo de la reconocida letrada y docente rosarina Ana Clara Manassero, se constituyó el Centro de Estudios Procesales de Rafaela (CEP), tal como anticipó en forma exclusiva CASTELLANOS.
La flamante entidad buscará profundizar el estudio de las normas procedimentales de todas las ramas del Derecho, con la participación de una multiplicidad de actores y organismos (todos ligados al ámbito jurídico), pero con autonomía.
Es por ello que en las primeras filas del colmado salón de actos del Campus de la Universidad Católica de Santiago del Estero, Departamento Académico Rafaela, pudo verse a jueces, funcionarios y otros operadores judiciales, directivos del Colegio de Abogados, de la entidad anfitriona, como asimismo funcionarios del Ministerio Público de la Acusación y del Servicio Público Provincial de la Defensa.
Durante el evento, la Dra. Ana Clara Manassero, referente del CEP Rosario, secretaria Académica de la Facultad de Derecho de la UNR, y que a la vez desempeña igual cargo en la Maestría de Derecho Procesal, comenzó dejando en claro que «un Centro de Estudios procesales tiene como objetivo canalizar las inquietudes que tienen los profesionales por capacitarse, por estudiar. Pero a la vez repensar algunas cuestiones que en este caso, tienen que ver con el Derecho. Es un ámbito ideal para ello».
Previamente, dijo a CASTELLANOS: "El mensaje que traigo se origina desde la experiencia que tuvimos en Rosario, cuando todo comenzó con la inquietud de un grupo de docentes de grado, para juntarse, estudiar y trazar un recorrido en temas puntuales. Y con el tiempo pudimos formar parte de la agenda de reformas. En su momento trabajamos cuando se implementó la Justicia de Pequeñas Causas, la Mediación Prejudicial Obligatoria. El contexto de estos años de reformas es claramente motivador, porque la voz sea de profesionales, o de jueces, por ejemplo, es tenida en cuenta en los ámbitos de decisión", continuó, a tono con el título de su exposición.
A modo de ejemplo, manifestó: "Nosotros tuvimos dos representantes del Centro de Estudios en la Comisión de la Reforma al Código Procesal Civil y Comercial, y tuvieron un rol muy importante. De hecho están por salir unas publicaciones en los próximos días, que pondrán de manifiesto los puntos de contradicción, o mejor dicho respecto a los cuales el Centro de Estudios no está de acuerdo".
Por otra parte, Manassero destacó "la posibilidad que tenemos ahora, en base al avance tecnológico en las comunicaciones nos permite estar al tanto en tiempo real con lo que pasa en otras provincias".
Finalmente instó a no bajar los brazos: "El gran desafío es mantener el proyecto en el tiempo. No desanimarse. Habrá años en los cuales quedará una sensación que no se pudo producir, o que se fueron perdiendo integrantes. Por eso la motivación será fundamental, más allá que este tiempo de tantos cambios y reformas es de por sí un atractivo importante", concluyó.

Impronta local

A su turno, el abogado rafaelino, docente y activo partícipe del Centro de Capacitación Judicial, Mauro García, quien además labora en un Juzgado en lo Civil y Comercial de nuestra ciudad, comenzó dirigiéndose a los presentes prodigando agradecimientos. Entre ellos, a directivos del Colegio de Abogados, jueces, fiscales, compañeros de trabajo, docentes, colegas, entre los cuales se generó una expectativa importante en torno a la puesta en marcha del nuevo ámbito.
Seguidamente repasó la génesis de la idea de conformar un centro de estudios procesales, para luego definirlo en forma múltiple, comenzando por mencionar la virtud de poder conformarse en un "lugar de encuentro". "Esta institución que pretendemos formar no es de nadie, no es de la universidad, no es del Poder Judicial, no es del Centro de Capacitación, no es ni del Colegio de Abogados ni de Magistrados ni del Ministerio Público de la Acusación. Sino que es de todos. Todo aquél que participe es dueño por llamarlo de alguna manera de este centro de estudios", subrayó.
Finalmente, expuso algunos de los objetivos específicos del CEP Rafaela, algunos de los cuales habían sido también expuestos por este Diario. Estudiar al derecho procesal en todas sus ramas, bajo una rigurosa metodología, poniendo de manifiesto entre otros activos "la existencia de grandes procesalistas en Rafaela".
También habló de las potencialidades de la suma de esfuerzos e instituciones partícipes, entre ellas la organización de congresos y la publicación de trabajos de valor científico, poniendo reiterado acento en "el ánimo de mejorar la calidad del servicio justicia".

Te puede interesar