Advierten sobre pérdidas significativas en la soja de segunda

Agro 06 de junio de 2019 Por
Por circunstancias climáticas, la recolección apenas supera el 50% del área sembrada y se observa un deterioro en los rindes y en la calidad del grano. En contraste, avanza la siembra de trigo con una intensa aplicación del paquete tecnológico.
PAGINA 14
Lote de rastrojo de soja, en pleno proceso de siembra de trigo, con óptima humedad en la cama de siembra, en el centro-sur del departamento Castellan

El habitual informe semanal del Sistema de Estimaciones Agrícolas de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, relativo a la marcha de la campaña agrícola en los doce departamentos del Centro Norte Provincial –incluidos Castellanos, Las Colonias y San Cristóbal- advierte sobre las malas condiciones en que se está desarrollando la parte final de la campaña de soja de segunda, donde el factor climático ha sido muy perjudicial y está complicando los rendimientos y calidad del grano.
De acuerdo al informe, "el grado de avance de la cosecha de soja tardía fue muy lento, particularmente sobre el final del período (semanal del 29 de mayo al 4 de junio), por días soleados y cierta estabilidad que permitió el movimiento de equipos y cosechadoras, llegando al orden del 56 % de lo sembrado, representando aproximadamente unas 281.400 ha, con un adelanto de 6 puntos intersemanal y un retraso de 24 puntos, en comparación a la campaña pasada, para el mismo período".
"Ante las características de lo complicado en que se estuvo y estaría desarrollando la cosecha, progresivamente se observó el deterioro de la calidad del grano y la disminución de la cantidad de qq/ha. Esto provocó que muchos productores estuvieron ante la disyuntiva de la trilla o el abandono de la parcela, aunque algunos decidieron su recolección con el objetivo de su saneamiento", apuntó el SEA.
El cultivo se encontró en un 50 % estado bueno, con sectores o áreas muy buenas y lotes puntuales a excelentes, un 25 % en estado regular y el resto un 25 % en estado regular a malo, con impactos y consecuencias directas por los eventos climáticos sufridos.
Los rendimientos promedios en los departamentos del sur fluctuaron entre 28 – 30 qq/ha mínimos y máximos de 40 – 44 qq/ha, con lotes puntuales de 48 qq/ha. Para los departamentos del centro los rendimientos mínimos fluctuaron entre 14 – 16 – 20 qq/ha, los máximos entre 38 – 40 – 42 qq/ha, con lotes puntuales de 45 qq/ha.



El clima

El período semanal citado estuvo marcado por características de altos porcentajes de humedad ambiente, días muy húmedos, con pocas horas de sol, alta nubosidad, niebla, lloviznas, precipitaciones de muy bajas intensidades y temperaturas medias diarias.
Con el curso de los días, el clima fue cambiando lentamente hasta el domingo 02 de junio, cuando ingresó viento del sector sur, disminuyendo la nubosidad, comenzando horas de sol que provocaron ciertas condiciones de estabilidad climática, con disminución de los porcentajes de humedad ambiente, dice el informe del SEA que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.
Esta situación climática posibilitó que, muy lentamente, se retomaran las actividades con movimientos en el proceso de cosecha de soja de segunda y la siembra de trigo, en sus últimos días de fecha óptima, ideal para las variedades de ciclo largo.
En los distintos departamentos se observó, que las actividades que se realizaron en estos últimos 20 a 25 días, se hicieron con porcentajes de humedad de cierta importancia en los suelos, con el marcado de huellas, evidenciando un impacto y deterioro físico de los suelos, dejando áreas sin recolección por encharcamientos o con anegamientos.
Asimismo, continuó en menor ritmo y cuantía el trabajo de aplicaciones de herbicidas, para un eficiente control de malezas, particularmente en los departamentos del sur y centro, no así en los del norte.

Trigo

El proceso de siembra continuó en la semana con ritmos muy dispares, estando regulado por las condiciones edáficas y de óptima disponibilidad de agua útil en la cama de siembra, que no fue uniforme en toda el área, sino que dependió fundamentalmente de la posición topográfica del lote, el cultivo antecesor y el tratamiento previo.
Los cultivares sembrados hasta la fecha todos pertenecen al ciclo largo.
Se observó desde el mismo comienzo que la tecnología utilizada y que se utilizaría (fertilización) sería importante y mayor a la del año anterior, en promedio un incremento de 25 a 30 % más, en esta etapa de siembra, con situaciones y casos puntuales, del 50 %.
Este ánimo por parte del sector productivo estuvo y continuaría sostenido por lo bueno que fue la campaña anterior, por las condiciones óptimas de arranque (siembra) y los valores comerciales actuales y a futuro. La intención de siembra estimada en el comienzo de campaña fue de unas 375.000 ha, con un incremento del orden del 4,5 a 5 % sobre el área sembrada en el período anterior.

Maíz

En el caso del maíz de primera, en la campaña 2018/2019 la superficie sembrada fue de 89.000 ha; la superficie cosechada (grano comercial) de 66.700 ha, con un rendimiento promedio de 95,0 qq/ha y una producción de 633.650 toneladas.
En cuanto al maíz de segunda, los cultivares con destino a grano comercial, continuaron su desarrollo sin inconvenientes y con un estado sanitario de bueno a muy bueno, con muy buena a excesiva disponibilidad de agua útil en los perfiles de los suelos, aunque la demanda por parte del cultivo fue disminuyendo.
En el sur del área de estudio, principalmente en los departamentos de San Martín y San Jerónimo había comenzado muy lentamente el proceso de cosecha, pero como consecuencia de las condiciones ambientales muy húmedas, los altos porcentajes de humedad ambiente y de grano, la trilla se detuvo. Esta situación perdura a la espera de cambios radicales de temperatura y humedad.

Sorgo granífero

Los altos porcentajes de humedad ambiente y de grano, inestabilidad climática, lloviznas, precipitaciones débiles, falta de piso y accesibilidad a los lotes, fueron las razones por lo cual continuó paralizado el proceso de cosecha.
Hasta la fecha el grado de avance fue del 60 % mostrando un retraso de 14 puntos porcentuales con respecto a la campaña pasada, en similar período.
Los rendimientos promedios oscilaron entre 45 – 48 – 50 qq/ha, con minímos de 30 – 32 qq/ha y máximos de 54 – 56 qq/ha, sin variación con los enunciados en un comienzo de la cosecha. En general, el cultivo se mantuvo en buen estado.
El informe contiene gráficos de área cosechada y de producción final en la provincia. La producción de arroz en la zona arrocera santafesina en la campaña 2018/2019 fue de 154.000 toneladas. Las condiciones comerciales del arroz tampoco acompañaron al productor.

Te puede interesar