Los primeros fríos se hicieron sentir

Locales 25 de mayo de 2019 Por
PAGINA 6 ILUSTRACION

El invierno se empieza a sentir en la ciudad, los días son más cortos, las mañanas más oscuras y cada vez más frío. Aunque todavía sigue siendo otoño, las temperaturas en la ciudad han bajado teniendo como máxima de la semana 20 grados y 7 de mínima.
Algunos resfríos aparecieron entre quienes salieron desabrigados y no tuvieron en cuenta que la casa estaba todavía cálida pero afuera la realidad era otra. Lo cierto es que hay que empezar a sacar ropa de abrigo y ver cómo funcionan las estufas y calefactores porque más de una familia ya encendió los artefactos para calefaccionar. O para ayudar al secado de la ropa en los días de llovizna con los que empezó la semana.
Algunos revisarán que todo esté en orden antes del encendido de temporada y otros, por las dudas, llamarán a un técnico que supervise los artefactos. Algo a tener en cuenta es que la visita de un supervisor puede tener una demora prolongada por la cantidad de turnos existentes. Esto es importante ya que el desuso prolongado puede causar algunos problemas menores.

A tener en cuenta

Antes de encender o prender cualquier artefacto para calefaccionar un ambiente, sea a gas o eléctrico, es necesario revisar que esté en condiciones, dado que desde el invierno pasado que no se usa.
Calefactores y estufas funcionan con componentes muy pequeños y las partículas de tierra y el polvo que se acumula pueden complicar el funcionamiento. Por eso es clave llamar a un gasista matriculado para todo los relacionado al gas y aun electricista para todo lo que funciona con corriente.
Algo a tener muy en cuenta es que si la llama no es azul, es señal de que algo funciona mal y debe ser verificado por un experto. Además se aconseja contratar profesionales de su misma condición, puesto que la matrícula es garantía de seguridad.

Ante la sospecha de pérdida de gas

La intoxicación por monóxido de carbono se manifiesta con debilidad, cansancio y tendencia al sueño, y puede producir dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor en el pecho y pulso acelerado. Ante la sospecha de pérdida de gas hay que ventilar de inmediato el ambiente y llevar a la persona afectada a un área no contaminada para que respire aire fresco.
No se debe hacer ningún esfuerzo y hay que procurar que la persona se mantenga caliente. Lo antes posible debe ser recibir atención médica La intoxicación con monóxido de carbono es compleja y actúa, sobre el individuo, en cuestión de segundos.
La ventilación de los ambientes calefaccionados resulta clave para prevenir accidentes. Es recomendable instalar rendijas que den al exterior y no obstruir las salidas de gases de los artefactos.

Te puede interesar