"El FMI va a tener que sentarse a acordar"

Locales 25 de mayo de 2019 Por
Para el experto en finanzas CPN Maximiliano Tessio, los vencimientos de los próximos años con el Fondo Monetario Internacional "son impagables". Pero el organismo financiero debería acordar porque "representan el 65 %" de la deuda que otorgó: "Si tenemos un problema, ellos tienen un problema", sentenció. La relación de la política con el humor de los mercados y los desafíos económicos a futuro.
PAGINA 7

Maximiliano Tessio, es el director de la carrera Licenciatura en Finanzas del Departamento Académico Rafaela de la Universidad Católica de Santiago del Estero (UCSE-DAR), y como periódicamente, aporta su punto de vista respecto a la coyuntura económica nacional.
-En época electoral, es notable escuchar mención al interés del mundo financiero por la conformación de las propuestas políticas….
-Efectivamente. En pocas palabras, los jugadores más importantes ven mejores oportunidades de negocios con Mauricio Macri y por esto lo van a apoyar. Ciertamente, ni Cristina o cualquiera de su entorno es bien ponderado. En ese contexto, por ejemplo, la idea que Macri se baje y deje en su lugar a María Eugenia Vidal, tiene que ver con la necesidad de los fondos de comprar una nueva historia, en base a la naturaleza de cómo estos operan.
-¿Quiénes serían estos jugadores que llamamos mercado?
-Son varios grupos, pero los dos principales, que de hecho sostienen su preferencia por Macri, son los Bancos de Inversión (JP Morgan, Citi, Etc.) y los Fondos de Inversión en Deuda (Templeton, Black Rock, etc.). Los primeros hicieron muy buenas comisiones durante los años en que Argentina apeló a sus servicios para colocar deuda en los mercados internacionales. Y en esto es una cuestión de estadísticas, con Macri pudieron trabajar, ni con Néstor o Cristina lo hicieron, de modo que de ahí resulta claro el porqué de su apoyo. Los segundos tienen altísimas cantidades de papeles argentinos, que fueron adquiridos cuando el flujo iba hacia el mundo emergente y Argentina era la estrella. Hoy los flujos se revirtieron, y necesitan descargar Argentina (como se denomina en la jerga a la acción de vender posiciones), con lo cual un gobierno del tono de Cambiemos les aseguraría en principio mejores precios de salida, aunque necesitan el empujón de una historia nueva.
¿Cómo se explica lo de una historia nueva para comprar?
Los administradores de fondos trabajan por objetivos y los objetivos se cumplen en función de la competencia. Si trabajas en Black Rock tenés que ser similar a Templeton, si estás por abajo los inversores se van con el otro.
Luis Caputo, un conocedor del rubro, vendió muy bien Argentina a todos los fondos usando esta competencia entre ellos a su favor. Después de la crisis y su salida del BCRA el Gobierno se quedó sin interlocutor.
Los fondos grandes empezaron a perder, pero no vendían. Ante los malos rendimientos volaron los responsables de estos fondos. Los que los reemplazaron, como no quieren sufrir lo mismo, decidieron empezar a vender.
¿Cómo se relaciona con el supuesto pedido de Vidal como candidata?
El Gobierno no tiene interlocutor y por las pérdidas reciente nadie le cree. Afuera, los fondos te piden un nuevo cuento, sea Vidal, o un gabinete nuevo, para no seguir disparando ventas, conseguir una suba de precios y, eventualmente, recién ahí descargar.
-Más allá de esos conceptos. ¿Qué Argentina le espera al próximo Gobierno?
Hay una máxima en finanzas que lo sintetiza perfecto: "Flujo mata fundamento". Por qué digo esto? Básicamente porque más allá de los grandes desafíos que tiene por delante el país, en términos macroeconómicos las cosas están bastante mejor que en octubre de 2015, no obstante la fuerza vendedora hace que tus bonos coticen por el piso y el riesgo país siga alto.
-¿Cuáles serían los principales desafíos?
-Del lado de las cosas por solucionar, el tema del gasto público sigue siendo un gran problema. Se mejoró mucho, pero aún tenemos un tamaño de gasto público que resulta difícil de financiar. Para ponerlo en números, durante el kirchnerismo el gasto público se llevó del 20% a más del 40% del PBI. Macri logro bajarlo un poco a las piñas luego del acuerdo con el FMI, pero aún sigue alto. Para que tengamos referencia de nuestros vecinos, Brasil nos sigue con un 30%, Chile con un 25% y Perú un 20%.
Después está el tema de la inflación, que de no mediar alguna nueva corrida cambiaria, parece estar quebrando tendencia a la baja, pero aún sigue siendo muy alta.
Y por último tenés un alto endeudamiento, aunque el grueso está en los que tenemos con el FMI en 2022 y 2023, que es impagable y se va a renegociar. Y el Fondo va a tener que sentarse y acordar porque somos el 65% de la deuda total que otorgó; si tenemos un problema, ellos tienen un problema. Por ende es irresponsable hablar de default.
-¿Y cuáles las mejoras?
-Obviamente que dista mucho de ser una situación ideal o deseada, claro está que se esperaba mucho más de esta gestión. No obstante, tampoco debemos distraernos de los números y es necesario destacar aquello en lo que se avanzó. A mi juicio, quedas mejor posicionado y te lo resumo. Tarifas casi totalmente actualizadas, con lo cual alivias el problema del gasto público. Objetivo déficit primario: 0% prácticamente cumplido. Emisión de Base: $ 0, lo que derriba la principal fuente de generación de inflación. Tipo de cambio real alto y flotación administrada. Lo que te deja en buena situación de competir al sector exportador, que es por dónde tiene que venir el crecimiento del país en los próximos años. Hay que tener en cuenta por último que de acuerdo al tipo de cambio real multilateral, teníamos en la época de la convertibilidad un dólar a 25 pesos de hoy. En el default a 74, en el gobierno de Néstor Kirchner a 62, primer mandato de Cristina a 48, en el segundo 28, la etapa del gradualismo de Macri lo llevó a 31 y ahora pasamos a los 45 en la época del acuerdo con el FMI y las tasas al 70 %.

Te puede interesar