El Concejo homenajeó a Atlético en el autódromo

Locales 24 de mayo de 2019 Por
Fue para conmemorar el centésimo aniversario de la primera carrera organizada por Atlético.
PAGINA 3
Los concejales junto a las autoridades de Atlético, en la sesión de ayer. - D. Camusso

El Turismo de Carretera tiene más de 80 años de vida y una infinidad de anécdotas y "rarezas" que forman parte del rico historial de la categoría. Pero Rafaela tiene más historia todavía que el TC. Y Atlético acredita cien años organizando carreras de autos. Atlético, el TC y Rafaela, al cabo, tienen una historia en común. Pero ayer se anotaron una anécdota más, porque seguramente no hay muchos antecedentes de que un cuerpo legislativo, en este caso el Concejo Municipal de la ciudad de Rafaela, sesione en los boxes de un autódromo en el día previo al inicio de la actividad mecánica, con los mecánicos trabajando a full para dejar todo listo.
Pasó ayer en el autódromo de Rafaela. Mientras en las carpas, motorhomes y talleres móviles se preparaban neumáticos, se colocaban motores en los autos y se pulían todos los detalles organizativos con miras a la actividad del fin de semana; mientras una interminable fila de camiones, motorhomes, casas rodantes, camionetas y autos ingresaba al autódromo para darle marco a la gran fiesta de la Carrera de los Millones, los concejales se juntaron en la zona del podio y no para descorchar champán. En el mismo piso cuadriculado al que llegarán los ganadores del domingo para recibir su premio, los concejales se juntaron y luego pasaron al histórico Box Nº1, el único que quedó en pie como testimonio de la historia grande del óvalo rafaelino. Allí, rodeados de las fotos que supo reunir Ero Borgogno, los concejales cumplieron con el rito de una sesión ordinaria que tuvo poco de ordinario en cuanto al lugar elegido, pero que constituyó un homenaje al historial de Atlético organizando carreras.
Hubo un momento para la entrega de plaquetas recordatorias y para los discursos alegóricos, que en este caso no fueron muchos. Apenas hablaron el presidente del concejo, Raúl Bonino, y el oficialista Jorge Muriel, para referirse al trascendente aniversario. Y enseguida se trataron los temas del orden del día, dominados por una agenda en la que el concejal Lisandro Mársico fue el protagonista excluyente, dado que los proyectos analizados habían sido presentados por él.
Mársico expuso, con su habitual estilo impulsivo, sobre los temas que había presentado. Lo particular del caso es que había altavoces que transmitían la sesión prácticamente para todo el sector de boxes del autódromo. La mayoría de los mecánicos, habituados a otros "ruidos" que entienden mejor, no comprendían los temas que planteaba Mársico, cuya voz rebotaba en todos los rincones de los boxes. Tampoco distraían demasiado su atención con el debate político de los ediles rafaelinos, como es lógico.
Los principales cuestionamientos del edil estuvieron orientados a las condiciones de trabajo de los empleados municipales en la Estación de Residuos Clasificados frente al Cementerio. Mientras la mayoría esperaba impaciente que llegara el presidente de Atlético, finalmente la entrega de las plaquetas y reconocimientos se hizo en manos del vicepresidente de la entidad, Adrián Steinaker; el presidente de la Subcomisión de Automovilismo, Daniel Ricotti, y otros integrantes del grupo de trabajo de la Subcomisión.

Te puede interesar