Preocupa a los obispos la situación social

Culto Católico 17 de mayo de 2019 Por
El tercer grupo de obispos argentinos en visita ad límina compartieron este jueves con el Papa Francisco su preocupación por "la situación de los más pobres y vulnerables de nuestra sociedad".
39148
- AICA

Lo hicieron en una carta entregada al pontífice por el arzobispo de Mendoza y vicepresidente segundo de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Marcelo Daniel Colombo, durante el encuentro de poco más de dos horas.
En la misiva al Papa, los obispos de las regiones NOA, Centro, Cuyo y Patagonia pidieron a Dios que ilumine a los candidatos en las próximas elecciones de autoridades nacionales, provinciales y municipales, para que "generosa y creativamente busquen y propongan las mejores soluciones, urgentes y efectivas, que salgan al encuentro de las necesidades de los más frágiles para asistirlos en la emergencia y promoverlos en su plena dignidad".
Asimismo, celebraron la reciente beatificación en La Rioja de monseñor Enrique Angelelli y compañeros mártires, y desearon junto a Francisco "que su ejemplo y su intercesión apoyen en particular a aquellos que trabajan por una sociedad más justa y unida".
Los obispos argentinos destacaron que el próximo año, el 1º de abril, evocarán "los 500 años de la primera Eucaristía en territorio continental argentino, más precisamente en Puerto San Julián, provincia de Santa Cruz" y señalaron que "con fervor filial hemos iniciado el camino jubilar para celebrar los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle de Catamarca".

Texto de la carta

Queridísimo Padre: Los obispos de las regiones NOA, Centro, Cuyo y Patagonia, venimos a saludarlo con alegría, entusiasmo y gratitud pues este encuentro nos ofrece la extraordinaria oportunidad de fortalecer nuestra misión de pastores junto a Ud. que nos preside en la caridad.
Queremos acercarle el saludo de nuestras Iglesias particulares, de sus presbiterios, la vida consagrada, sus comunidades parroquiales, movimientos e instituciones de apostolado laical, sus jóvenes y familias. Sabiendo que veníamos, muchos nos pidieron que le trasmitiéramos que rezan por Ud. y su misión de padre y pastor de la Iglesia universal, que esperan su visita por nuestra tierra, aunque bien comprenden sus innumerables requerimientos en tantos lugares del mundo. Lo vemos llevar la luz del Evangelio a tantos pueblos y comunidades sufrientes del mundo y eso nos consuela, enorgullece y compromete.
Recientemente hemos celebrado en la provincia de La Rioja, la beatificación de los mártires Mons. Enrique Angelelli, los sacerdotes Carlos de Dios Murias y Gabriel Longueville y el laico Wenceslao Pedernera. Con Ud. deseamos fervorosamente "que su ejemplo y su intercesión apoyen en particular a aquellos que trabajan por una sociedad más justa y unida (Angelus, 28.04.2019) Solemnemente hemos traído sus reliquias, sabedores del profundo vínculo que unió en aquel doloroso contexto a la sufrida Iglesia particular de La Rioja con Roma, en la persona de San Pablo VI.
El próximo año, el 1ro de abril, evocaremos los 500 años de la primera Eucaristía en territorio continental argentino, más precisamente en Puerto San Julián, provincia de Santa Cruz. Desde entonces, Cristo Pan de Vida, presente entre nosotros, nos nutre para ser sus testigos en nuestra Patria.
Con fervor filial hemos iniciado el camino jubilar para celebrar los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle de Catamarca. Numerosas iniciativas pastorales enriquecerán la preparación para este singular aniversario de nuestra devoción mariana, cuyo punto culminante será la realización del 2do Congreso Mariano Nacional.
Con Ud. compartimos la preocupación por la situación de los más pobres y vulnerables de nuestra sociedad. Pedimos a Dios que ilumine a quienes sean candidatos en las próximas elecciones de autoridades nacionales, provinciales y municipales, para que generosa y creativamente busquen y propongan las mejores soluciones, urgentes y efectivas, que salgan al encuentro de las necesidades de los más frágiles para asistirlos en la emergencia y promoverlos en su plena dignidad. Gracias Santo Padre por este encuentro, por estos días junto a Ud. y sus colaboradores. Dios bendiga su entrega apostólica en nombre de Cristo, buen Pastor. Que nuestra Santísima Madre de Luján lo asista y cuide siempre.

Te puede interesar