Decretaron la preventiva a otro coimputado de homicidio

Sucesos 16 de mayo de 2019 Por
Lo hizo ayer la jueza Cristina Fortunato. Ricardo B., alias "Porfiado" está sindicado como presunto coautor de la muerte de Miguel Villalba. "En este caso todas son personas vulnerables y absolutamente excluídas del sistema", dijo la magistrada.
porfiado Blanco
Ricardo B., alias "Porfiado" fue detenido el sábado por la PDI. - PDI

Ayer en horas de la mañana en la Sala N° 2 de la Oficina de Gestión Judicial se desarrolló una audiencia de medidas cautelares en la que la Jueza de la IPP, Dra. Cristina Fortunato, decretó la prisión preventiva de Ricardo B., alias "Porfiado", de 34 años de edad, haciendo lugar así a lo solicitado por el fiscal Guillermo Loyola y desestimando de esta forma el pedido del defensor Carlos Flores, quien había pedido medidas alternativas para su cliente.
El imputado, junto a Mariano D., están sindicados como presuntos coautores del homicidio del que resultara víctima Miguel Alberto Villalba, alias "Toti", de 34 años de edad, quien fue asesinado el 20 de abril pasado y cuyo cuerpo fue hallado diez días más tarde en un descampado del norte de nuestra ciudad, en un lugar conocido como el Asentamiento del Basural Viejo.

Exposición de Loyola

Tras las presentaciones correspondientes, el representante del Ministerio Público de la Acusación anticipó que iba a solicitar la prisión preventiva del encartado al entender que se cumplimentaban los tres incisos del Art. 220 del Código Procesal Penal de la Provincia de Santa Fe. Para el fiscal está acreditada la la existencia del hecho y la responsabilidad penal probable del encartado en la causa caratulada provisoriamente como homicidio simple en calidad de coautor, junto al otro sujeto ya detenido con prisión preventiva, Mariano D.
Al igual que en la anterior audiencia, Loyola reiteró que el suceso ocurrió el 20 de abril a la 1.45 aproximadamente ya que a esa hora el encartado efectuó un llamado telefónico al Servicio de Emergencias 911 para dar cuenta de lo sucedido. Agregó que ambos sujetos atacaron a Miguel Villalba con un machete y un hacha con conocimiento y voluntad del resultado muerte. Dijo también que según los resultados de la autopsia la muerte de la víctima se produjo por heridas combinadas que produjeron traumatismo de cráneo y de cuello.
Más adelante relató cuestiones relacionadas a la manera en que los familiares de Villalba tomaron conocimiento de lo sucedido y encontraron el cuerpo que estaba en avanzado estado de descomposición; que ambos encartados escaparon del lugar cuando los hermanos de la víctima llegaron al sitio y hallaron el cadáver indicando también que todo lo relatado fue refrendado en mayor o menor medida por los testimonios incorporados al legajo de investigación.
Para Loyola adquiere fundamental importancia la declaración de la pareja de "Porfiado" cuando señaló que esa noche su marido le dijo que se levantara y se cambiara porque había matado a uno. Agregando que luego vio a "Porfiado" y a Mariano D. cerca de un pozo con un machete y un hacha "cortando algo que no sabía qué era". Dijo también que su pareja le relató que habían "tenido una peleíta (sic) porque estaban 'chupados'".
Agregó que luego el imputado llamó a la policía con el teléfono de la mujer y que luego mintió varias veces en cuando a su indentidad a lo que había sucedio.
Finalmente dijo que el fiscal que para esa parte estaba absolutamente acreditada la materialidad del hecho y la responsabilidad penal probable de "Porfiado" en el mismo en calidad de coautor. Señaló además que la pena en expectativa (el homicidio tiene una sanción mínima de ocho años de prisión) será de cumplimiento efectivo y que también existe riesgo de fuga o de entorpecimiento probatorio por lo que reiteró la solicitud para que se decrete la prisión preventiva.

La defensa

A su turno el Dr. Carlos Flores no compartió en absoluto los dichos del fiscal y señaló su convicción de que "Porfiado" es inocente y que tiene miedo, tal como lo indicó en su escueta declaración tras la audiencia imputativa. "Acá no tenemos a un imputado, tenemos a un testigo" aseveró el defensor; agregando que no existen pruebas serias que puedan involucrarlo. Finalmente indicó que una hermana del encartado está dispuesta a hacerse cargo de él llevándolo a vivir a su casa requiriendo entonces medidas altrnativas ya que a su entender no hay evidencias para disponer la prisión preventiva de su cliente, afirmando que si Ricardo B. estaba sentado allí es porque se trata de una persona absolutamente vulnerable. "Él (por Porfiado) es vulnerable tanto en lo social, como en lo económico y también como persona", dijo el defensor.

Decisión

Tras escuchar a las partes del Jueza Cristina Fortunato decidió decretar la prisión preventiva sin plazos del encartado. Además se tomó algunos segundos para fundamentar su decisión al asegurar que estaba de acuerdo que Ricardo B. es una persona vulnerable, al igual que Mariano D., el otro encartado. "Pero debo decir también -agregó Fortunato- que la víctima también era una persona vulnerable. Todos los actores de esta historia son personas absolutamente excluídas del sistema", indicó.

Te puede interesar