Catamarca recuerda a fray Mamerto Esquiú

Culto Católico 09 de mayo de 2019 Por
Con diversos actos, la diócesis de Catamarca conmemora el 193° aniversario del natalicio de fray Mamerto Esquiú. Habrá actividades en su casa natal, ubicada en el departamento que lleva su nombre; en El Suncho, departamento La Paz, donde falleció; y en el convento Franciscano y la catedral basílica y santuario de Nuestra Señora del Valle, donde estudió y enseñó.

La diócesis de Catamarca conmemora el viernes 10 de mayo el 193° aniversario del natalicio de Fray Mamerto Esquiú, con diversos actos en distintos puntos de la provincia.
Se programaron actividades en los lugares por donde transcurrió la vida del Venerable fraile catamarqueño: en la casa natal, ubicada en el departamento que lleva su nombre; El Suncho, en el departamento La Paz, donde falleció; y en el convento franciscano y la catedral basílica y santuario de Nuestra Señora del Valle, en la capital, donde estudió y enseñó, y donde pronunció el Sermón de la Constitución Nacional de 1883.
Los detalles de los actos se dieron a conocer durante una conferencia de prensa brindada el martes 7 de mayo en el obispado local, por el presbítero Oscar Tapia, vicario episcopal de Educación, el presbítero Domingo Chaves, párroco de San Roque, La Paz; fray Ronén Espósito Strauss, de la comunidad franciscana; y el profesor Ariel Escobal, en representación de la comunidad parroquial de San José, de Piedra Blanca, y del Centro Educativo y Cultural Diocesano Virgen del Valle.
El padre Oscar Tapia manifestó: "Estamos cercanos a la conmemoración del 193° aniversario del natalicio del Padre Esquiú, el próximo 11 de mayo, y también, por la gracia de Dios, a su beatificación, que confiamos en el Señor y en la Madre Iglesia, que será pronto. Por eso, las distintas comunidades hemos organizado en conjunto un triduo en honor al padre Esquiú que arranca el jueves 9 de mayo con una cátedra, el viernes con el traslado de sus reliquias, y el sábado con actos que se concentran tanto en Piedra Blanca, Fray Mamerto Esquiú, y en El Suncho, departamento La Paz".

Devoción y confianza en la beatificación

Acerca de la devoción al venerable Esquiú, el profesor Escobal dijo que "en estos últimos años se viene trabajando fuertemente en la comunidad, principalmente para destacar las virtudes del padre Esquiú y comenzar a centrar la mirada en el hombre de la santidad. Se observa que cada año más fieles llegan con devoción al padre Esquiú, confiando no solo un pedido sino también la vida de ellos en diversas situaciones especiales".
Consultado sobre el estado de la causa de beatificación, el padre Tapia se mostró convencido de que se aproxima el momento de tener a fray Mamerto Esquiú como beato, y citó al profesor Armando Bazán, quien "en su libro ‘Esquiú, apóstol y ciudadano’, dice que si el padre Esquiú no es santo, la santidad es imposible para un ser humano. Conociendo las virtudes heroicas, la polifacética figura, estamos convencidos de que pronto será beato, solo esperamos el dictamen de la Iglesia, pero en nuestra conciencia, en nuestra fe, en nuestras creencias, este catamarqueño, que ha sido la figura más preclara en el siglo XIX y sigue siendo un faro, pronto será beato".

Las reliquias

Fray Alejandro Verón, guardián y Superior de la Fraternidad Franciscana de Catamarca comentó que se está trabajando en el acondicionamiento del lugar donde serán depositadas las reliquias, se han realizado importantes trabajos que incluyen la refacción, pintura, iluminación, también la colocación de un vidrio blindex y cámaras de seguridad para monitorear el lugar.
Las reliquias serán entronizadas en el lugar donde se encontraba el corazón de Fray Mamerto Esquiú, en el corredor derecho del templo, a un costado del altar o coro, allí será el lugar donde se depositarán las reliquias que consisten en una vértebra y una falange del padre Esquiú que el año pasado el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos José Ñáñez, entregó a la provincia franciscana de la Asunción de la Santísima Virgen del Río de la Plata, a la que perteneció fray Mamerto Esquiú. De este modo, el convento franciscano volverá a tener una presencia particular de Esquiú, en el mismo convento que lo vio ingresar cuando niño, lo albergó como miembro de la Fraternidad y por muchos años conservó su corazón hasta el 22 de enero del año 2008, cuando fue robado por segunda vez.
La feligresía catamarqueña nuevamente volverá a tener un lugar donde poder rezar y recordar al padre Esquiú en su convento, lugar que históricamente lo identificó por su presencia y carisma franciscano.

Te puede interesar