Alcaidía: Hallaron muerto a un sujeto acusado de abusar de su hija

Sucesos 23 de abril de 2019 Por
El individuo, identificado como Diego S. de 41 años fue encontrado en la madrugada del domingo por personal de la Unidad Regional V.
audiencia Soria

Estaba detenido con prisión preventiva desde el 10 de abril pasado por abusar durante diez años de su hija biológica. Ya antes de ser llevado ante la Jueza Fortunato se había provocado cortes en distintas partes del cuerpo.


En horas de la madrugada del domingo, personal de la Unidad Regional V de policía que presta servicio en la Alcaidía de la Jefatura local, fueron alertados sobre que uno de los internos se encontraba aparentemente sin vida. Efectivamente los uniformados corroboraron la información hallando en uno de los calabozos al individuo que posteriormente fue identificado como Diego S., quien se encontraba detenido con prisión preventiva que había sido dictada por la Jueza de la IPP, Dra. Cristina Fortunato, a solicitud de la fiscal Ángela Capitanio quien en una audiencia de medidas cautelares -a la que había asistido Diario CASTELLANOS como único medio- lo había acusado de Abuso sexual simple continuado, agravado por el vínculo y por la situación de convivencia; Abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el vínculo, por la situación de convivencia y por ser la víctima menor de 18 años; y Promoción a la corrupción agravada por el vínculo, por la situación de convivencia y por ser la víctima menor de 18 años, todo en concurso real entre sí y en calidad de autor, por hechos cometidos en el barrio Acapulco de la localidad de Josefina.
Antes de esa audiencia el sujeto ya había atentado contra su vida al producirse cortes en distintas partes del cuerpo obligando a que su defensora, la Dra. Mónica Ronchi, solicitara a la magistrada que fuera trasladado al Hospital local para su atención.

ADN pendiente


En aquella audiencia realizada el 10 de abril pasado, la fiscal Capitanio había adelantado que se aguardaban exámenes de ADN luego de las extracciones de sangre que se le efectuaran al individuo que ahora se quitó la vida y a uno de sus nietos -hijo de una primogénita del individuo- ya que existían indicios que indicarían una posible paternidad del individuo sobre este niño.
Ayer a la mañana se realizaba la autopsia en la ciudad de Santa Fe en la que se iba a determinar fehacientemente las causas de la muerte, aunque todo hacía suponer que se trataba de una muerte por ahorcamiento. El fiscal del caso es el Dr. Carlos Vottero.

"Quería que se Muera"


En una de sus declaraciones, la menor abusada contó cuándo fue la última vez que su padre la violó. "Fue una noche o madrugada, en la cocina, mientras mi madre y mis hermanos dormían. En un momento determinado sintió un fuerte dolor de cabeza y se descompuso. Allí mi mamá y mis hermanos se levantaron y supieron lo que sucedía. Mi papá había sufrido un ACV y mi mamá me pidió que vaya a la casa de mi tía -hermana del sujeto- a pedir ayuda. Salí en bicicleta, recuerdo que llovía, y estuve dando vueltas por varios lugares. No quería ir a pedir ayuda; en realidad rogaba que se muera para que terminaran los abusos. Cuando volví le dije a mi mamá que no había encontrado a nadie y me mandó nuevamente".
También recordó que en más de una oportunidad su madre le dijo: 'ciudado con lo que podés contar porque me van a sacar nuevamente a tus hermanos'. Y entonces los abusos continuaron.

Aquella audiencia imputativa tuvo un alto contenido emocional


La crónica de Diario CASTELLANOS tras esa audiencia realizada el 10 de abril en la que estuvimos como único medio fue altamente emotiva por el relato pomenorizado que había realizado la fiscal Ángela Capitanio. Tras la misma decíamos lo siguiente: "Uno siempre tiene la sensación de haber visto y oído todo. O casi todo. Pero evidentemente no es así. Ayer asistimos a una audiencia de medidas cautelares solicitada por la fiscal Ángela Capitanio, titular de la Unidad Fiscal Especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) de la Fiscalía Regional Rafaela, tras la acusación que sufriera el martes un sujeto acusado de aberrantes delitos de los que -presuntamente- resultó víctima su propia hija biológica a la que abusó de manera constante y reiterada desde los 6 a los 16 años aproximadamente. La fiscal anticipó que iba a solicitar la prisión preventiva del encartado -no brindamos demasiadas precisiones para preservar fundamentalmente la identidad de la víctima- al entender que se cumplimentaban los tres incisos del Art. 220 del Código Procesal Penal de la Provincia de Santa Fe, que hacen referencia a la ocurrencia efectiva del hecho y a la responsabilidad penal probable del acusado en el mismo en calidad de autor. Para Capitanio -al menos en esta etapa inicial de la investigación- no quedan dudas de ello y, en consecuencia, luego de ello realizó un relato pormenorizado y escalofriante de lo que supuestamente sucedió a lo largo de estos años. Así, supimos que los abusos del padre biológico de la víctima comenzaron cuando ésta tenía entre cinco y seis años. En sus reiterados relatos, la niña contó que en principio y hasta aproximadamente los diez años, fueron tocamientos de sus partes íntimas siempre por debajo de la ropa. Y que a partir de ese momento y hasta que cumplió dieciséis, los abusos se fueron agravando por la reiteración de los mismos y por mediar ya accesos carnales. Todo ello claro, precedidos por agresiones y amenazas continuas para que no le contara a nadie lo que sucedía".

Los cargos


"Tras ese relato -que obviamente fue más pormenorizado y contenedor de datos aberrantes y que no necesitamos ni queremos profundizar- la fiscal Capitanio indicó que esas conductas fueron caratuladas al menos provisoriamente, como Abuso sexual simple continuado, agravado por el vínculo y por la situación de convivencia; Abuso sexual con acceso carnal continuado, agravado por el vínculo, por la situación de convivencia y por ser la víctima menor de 18 años; y Promoción a la corrupción agravada por el vínculo, por la situación de convivencia y por ser la víctima menor de 18 años, todo en concurso real entre sí y en calidad de autor. Precisamente por ésto, cuando la fiscal se ocupó del segundo inciso del Art. 220 del CPP que hacía referencia a que la pena en expectativa que pudiera corresponderle en caso de ser condenado tenía que ser de cumplimiento efectivo, indicando que el mínimo iría desde los seis hasta los treinta y nueve años de prisión. Finalmente Capitanio hizo referencia al tercer inciso que hacía referencia al riesgo de fuga o de entorpecimiento probatorio en que podría incurrir el encartado en caso de ser liberado. y sobre el particular señaló que el sujeto no tenía prácticamente arraigo; no tenía un trabajo fijo y además podía ejercer todo tipo de presiones con personas que en su momento deberán testificar en un futuro juicio oral. Por todo ello había reiterado el pedido de prisión preventiva.

A lugar


Ante todo ello y más allá de algún intento de la defensora del encartado, la Jueza Cristina Fortunato obviamente había hecho lugar a lo solicitado por la fiscal, decretando la preventiva sin plazos. Desde entonces el sujeto estaba alojado en la alcaidía donde finalmente el domingo se quitó la vida.

Te puede interesar

Boletín de noticias