Es posible reparar la válvula mitral del corazón

Profesionales 02 de abril de 2019 Por
La nueva técnica podría aplicarse al 70% de los pacientes con insuficiencia mitral con indicación de plástica valvular. Al contar con la asistencia de una cámara de video, los cirujanos solo realizan una mínima incisión en el paciente. La recuperación es mucho más rápida y deja una cicatriz menor a seis centímetros.
profesionales 1

La válvula mitral del corazón es la que separa la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo, y cumple la función de regular el paso de sangre entre esas cavidades. Pero, no solo hace de compuerta, sino que se adapta a los movimientos y fuerzas del ciclo cardíaco. Con el paso del tiempo la misma puede ser afectada por enfermedades de tipo degenerativo ocasionando en los pacientes desde alteraciones del ciclo cardíaco hasta lo que se conoce como "insuficiencia valvular severa".
En estas situaciones existen dos posibles tratamientos: el reemplazo de la válvula o su reparación. Hoy en día es posible el reemplazo de la válvula por una prótesis, las hay de diferentes tipos. Sin embargo, el uso de estas prótesis puede estar acompañado de morbilidad y complicaciones. La reparación, por su parte, corrige el defecto anatómico y funcional permitiéndole al paciente retener su propia válvula mitral con grandes beneficios terapéuticos, sin necesidad de que tenga que recibir anticoagulantes y con menor riesgo de infección.
Uno de los principales beneficios para el paciente, además de la rápida recuperación, es que le queda una cicatriz muy pequeña
Dentro de esta última opción, existe un nuevo procedimiento: la cirugía mini-invasiva videoasistida de la válvula mitral, que permite la reparación de la válvula y presenta varios beneficios para el paciente, como una recuperación más rápida y una cicatriz menor. La cirugía mini-invasiva videoasistida de válvula mitral permite realizar la reparación valvular gracias a la introducción, vía endoscópica, de una cámara que brinda una visión anatómica ampliada de la zona. El procedimiento empieza por la colocación de cánulas de perfusión a través de una punción en la ingle derecha.
Luego, se hace la apertura del tórax, y con la incisión pequeña se coloca la cámara de video, que amplifica en un monitor toda la anatomía de la válvula mitral. A través de la cámara se evidencia claramente el defecto a corregir en la válvula enferma del paciente.
"Uno de los principales beneficios para el paciente, además de la rápida recuperación, es que le queda una cicatriz muy pequeña. Esto se debe a que el procedimiento se realiza a través de una incisión de no más de seis centímetros sobre la parte derecha del tórax a la altura del pezón y sobre el surco mamario derecho en las mujeres", afirmó el Doctor Daniel Navia, director de cirugía cardiovascular del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA), quien además, destacó que en ese centro realizan "más de 60 cirugías de reparación mitral al año y esta nueva técnica está ganando cada vez más adeptos. Actualmente, el 70% de los casos con insuficiencia mitral a quienes se les puede realizar reparación valvular la realizamos con esta técnica", sumó.
Así, el cirujano realiza la reparación de la válvula con visión directa y con la ayuda de la visión ampliada en el monitor por la asistencia de la cámara. Al finalizar el procedimiento, se lleva a cabo el control ecocardiográfico en forma inmediata en el quirófano y se da por terminado. En muchas oportunidades se puede desconectar al paciente del respirador en el quirófano, lo que acelera su recuperación y el alta hospitalario.

Te puede interesar