Los pueblos más lindos del Piamonte

Cultura 16 de marzo de 2019 Por

Los pueblos más bellos de Italia es una asociación comprometida con la valorización del patrimonio histórico, artístico, cultural, ambiental y popular del territorio, que promueve a pequeños centros habitados italianos con una calificación de "fuerte interés histórico y artístico".
Nació en marzo de 2001, a instancias del Consejo de Turismo de la Asociación Nacional de Municipios Italianos (ANCI), con el objetivo de contribuir a salvaguardar, preservar y revitalizar pequeños núcleos, comunas, e incluso a veces fracciones que encontrándose fuera de los principales circuitos turísticos, corren el riego, a pesar de su gran valor, de ser olvidados, con la consiguiente degradación, despoblación y abandono.
Realiza cada año una lista de los pequeños centros italianos habitados más lindos. Para ser incluido en esta guía especial, es necesario solicitar la inserción y responder a algunos criterios de gran valor artístico e histórico: armonía arquitectónica del tejido urbano, calidad del patrimonio de la construcción pública y privada, habitabilidad del pueblo y servicios puestos a disposición de los ciudadanos. El hecho de ser aceptado una vez en la guía no garantiza la permanencia perenne si los estándares no se mantienen altos.
Inicialmente, el grupo incluía un centenar de aldeas, que en 2017 crecieron hasta 271.
En Piamonte

El variado paisaje del Piamonte esconde hermosos pueblitos por descubrir. Algunos yacen en los valles, otros enclavados entre las empinadas laderas de las montañas, otros sobre un lago. Merecen una visita para admirar su arquitectura y para revivir atmósferas de otros tiempos, que parecen no estar perdidas.
La región Piamonte, con su alto patrimonio artístico-cultural, forma parte de este ranking especial de las pequeñas perlas de Italia con 11 pueblos.
Entre los más interesantes para visitar está Orta San Giulio que domina el lago de Orta con una pequeña isla en su interior. Usseaux es una pequeña aldea de poco más de 190 habitantes, famosa por sus murales que cuentan escenas de la vida rural y fábulas. Luego está Neive, en el camino romántico de las Langhe, Ricetto di Candelo, en Biella y Vogogna, con su fortaleza defensiva.

Orta San Giulio

Alguien que sabía mirar, una vez lo definió como "una acuarela de Dios".
Orta San Giulio se encuentra en la provincia de Novara. Es uno de los pueblos más bellos de Italia. Tiene 1.116 habitantes y está situado en el lago del mismo nombre, con sus pintorescas calles que llevan a la antigua plaza del mercado donde se encuentra el Palacio Comunal o Broletto o Palazzotto, de estilo renacentista que data de 1582.
Tenía un sistema de fortificaciones, destruido en 1311 y nunca reconstruido porque la ubicación aislada garantizaba una seguridad adecuada, tanto es así que en su historia se sometió a un solo saqueo en 1.524 por parte de la familia Sforza.
Numerosas son las villas que dan al lago, con parques inmensos y jardines con árboles seculares y enormes camelias, azaleas, rododendros y magnolios.
El centro de Orta, completamente peatonalizado, se caracteriza por sus muy estrechas calles. La principal corre paralela a la orilla del lago y se cruza con algunas empinadas que se alejan del lago y llevan al Sacro Monte (Patrimonio de la Humanidad UNESCO) y la amplia zona de aparcamientos.
El casco antiguo está dominado por antiguas casas y elegantes palacios señoriales con techos de piedra, portales de granito y verjas de hierro forjado, patios internos, huertos pequeños y muchas tiendas.
En el centro del pueblo se encuentra la Piazza Motta, que es como un gran salón con vista al lago, de donde salen barcos a la isla de San Giulio. Es el corazón de la vida del pueblo desde 1228. Excluyendo la vista al lago, los otros 3 lados están cerrados por antiguos palacios y pórticos.
Lugares de interés: Villa Bossi, la actual oficina del municipio, del siglo XVII, la Iglesia de la Asunción de Santa María, de1485 y reconstruida en el siglo XVIII, el Palacio Gemelli, el Palacio de Fortis Penotti, Villa Crespi, construida, a partir de 1880. La residencia cuenta con soluciones arquitectónicas inusuales para la zona: un estilo árabe, y dominada por una torre en forma de un minarete. Hoy es un hotel.
En la cima de la isla se encuentra el Sacro Monte di Orta. Las Montañas Sagradas son caminos devocionales formados por una serie de capillas en las que se presentan historias de Cristo, de la Virgen y de los Santos. El de Orta, dedicado a San Francisco, fue erigido a partir de 1590 hasta el siglo XVII y recoge en las 21 capillas, conectadas por caminos silenciosos en el bosque, la belleza de unos 900 frescos y 376 esculturas de terracota. Las obras fueron realizadas hasta 1785 por artistas importantes.

La isla de San Giulio

La única isla en el Lago de Orta, San Giulio (situada a 400 metros de la orilla), es parte del municipio de Orta. Tiene 275m de norte a sur y 140m de este a oeste y un perímetro de aproximadamente 650 m. Es una pintoresca roca cubierta con viejas casas medievales, coronada por los edificios del seminario que sustituyó el castillo de los antiguos duques, destruido en 1842. La punta está dominada por la Basílica de San Giulio, joya de la arquitectura románica novarese y por el adyacente Palacio Episcopal. El ex Seminario (1844), hoy es la Abadía Madre Iglesia, un monasterio benedictino de clausura.
La antigua basílica sufrió cambios en diferentes momentos. En el sitio de la iglesia original fundada por San Giulio en el 390, se construyó otra iglesia en el año 800 que se dañó en el siglo X y fue reconstruida en el siglo XII. Se pueden admirar obras de arte entre las cuales frescos de épocas diferentes y un estupendo púlpito de piedra serpentina del año 1100, una verdadera joya de la escultura románica.

Te puede interesar