Un llamado de atención a los locadores

Guia 14 de marzo de 2019 Por
guia inmobiliaria foto

Sin dudas este será un año de cambios en materia de liquidación de impuestos. Basta con recordar que en junio los beneficiarios de rentas financieras gravadas deberán exponerlas en la declaración jurada de Impuesto a las Ganancias, y abonar el impuesto que surja, de acuerdo al tipo de renta que se trate.
Aún faltan unos meses para junio, aunque no por ello, dejan de ocurrir hechos vinculados al campo impositivo, que interesa mencionar.
En primer lugar, y por el beneficio que podría traer al sector Pyme, se destaca que la AFIP puso en marcha el régimen de factura de crédito electrónica.
Si bien el régimen está reglamentado (RG 4367), y plenamente vigente desde enero de 2019, la Administracion aún no ha dispuesto el soporte sistémico que permita hacerlo operativo.
La factura de crédito es un instrumento que permitirá oportunamente a todas las Pymes (en la primera etapa serán las Pymes del sector automotriz/autopartistas), obtener financiamiento mediante el cobro anticipado de los créditos y de los documentos por cobrar emitidos a sus clientes y/o deudores, con los que hubieran celebrado una venta.
Básicamente la factura de crédito que cumpla con los requisitos exigidos, podrás ser negociada en la bolsa de valores, así como actualmente se pueden negociar los cheques, lo que les permitirá a las Pymes hacerse de liquidez casi inmediata a tasas relativamente razonables.
En otro orden, interesa comentar un reciente fallo del Tribunal Fiscal de la Nación -TFN-, (causas acumuladas, "Beilinson, Eduardo Federico" y "Castro, Olga Carmen") en el que este, convalidó la aplicación del "valor locativo presunto", por considerar que los inmuebles de aquellos habían sido cedidos a un precio no determinado.
Se recuerda que el artículo 41º inciso g), de la Ley de Impuesto a las Ganancias -LIG-, considera rentas, al valor locativo o arrendamiento presunto de inmuebles cedidos gratuitamente o a un precio no determinado, y que el reglamento de la Ley define al valor locativo como el alquiler o arrendamiento que obtendría el propietario si alquilara o arrendara el inmueble, o parte del mismo que ocupa o que cede gratuitamente o a un precio no determinado.
Aplicando este instituto el TFN, sostuvo el planteo del Fisco, que llego al valor locativo presunto a partir de circularizaciones efectuadas a inmobiliarias, y al Colegio de Martilleros y Corredores Públicos de La Plata, cuestión que fue rechazada por los propietarios de los inmuebles, argumentando que algunos de ellos efectivamente habían sido dados en locación, y por lo tanto no correspondía la aplicación del inciso g) del artículo 41.
El fallo es interesante, en virtud de que en nuestro país son muchos los propietarios que poseen inmuebles en las condiciones comentadas, y a los que el Fisco podría aplicarles el mismo tratamiento legal.
Para evitar ser encuadrado en el instituto del artículo 41 de la LIG, aquellos sujetos titulares de varios inmuebles, deberían procurar contar con toda la documentación que respalde una efectiva locación (contrato sellado, factura a nombre del inquilino, recibos de pago de expensas y servicios a nombre de aquel, etc.), o en su caso, si los inmuebles estuvieron desocupados temporalmente, relevar la documentación que lo sostenga, esto es, comprobantes de muy bajo o nulo consumo de servicios públicos.
Ante todo, el insumo más valioso a la hora de conformar la declaración jurada, es contar con el adecuado asesoramiento, a fin de evitar gravosos errores u omisiones.

Te puede interesar