Lo que hay que saber sobre implantación y cuidados de pasturas

Agro 14 de marzo de 2019 Por
Nuevo aporte técnico para que los productores no pierdan de vista los "tips" esenciales para desarrollar estrategias de manejo de pasturas.
PAGINA 18

Por Ing. Rodolfo Berca. Las semillas de las especies forrajeras perennes son de pequeño tamaño ya que el peso de 1.000 semillas en su mayoría esta entre 1 y 2,5 gramos ( alfalfa, trébol rojo, melilotus, festuca, raigrás, achicoria, falaris, pasto ovillo). Al tener pocas reservas, las semillas se deben sembrar a una profundidad no mayor a 1,5 cm para obtener un buen numero de plántulas nacidas.
Las mezclas de especies forrajeras dependerá de las clases de suelos, de la actividad agropecuaria existente, de la zona del país donde se encuentren, etc.
En la cuenca lechera la forrajera más utilizada es la alfalfa en suelos profundos, bien drenados y con buena aireación. En suelos con piso de arado se debe hacer labranza vertical durante el barbecho como cincel. Tiene raíces que llegan a 8 metros de profundidad y nódulos que fijan el nitrógeno del aire. El PH óptimo del suelo es entre 6,6 y 7,5. Con PH menores a 5,5 para prosperar necesita del encalado del suelo.
En suelos salinos y/o alcalinos reduce su producción en un 50 %. Con 20 ppm de fosforo en los primeros 20 cm de suelo se abastece bien. Los valores de potasio intercambiables del suelo son superiores a 0,4 mEq/100 gramo de suelo en la región pampeana. El calcio estimula el desarrollo de raíces y nodulación.
El magnesio es constituyente de la clorofila siendo esencial en la fotosíntesis y cuando hay menos de 0,6 mEq/100 gramos de suelo se debe agregar cales dolomíticas. El azufre actua sobre el rendimiento y en suelos arenosos con bajo contenido de materia organica hay menos de 1,5 a 2,1 g/k de azufre y se corrige con yeso sulfato de potasio o sulfato de potasio y magnesio.

Prevenir la erosión

Un problema común en todos los suelos de la región es la erosión por la continua agricultura. Por eso la rotación con pasturas base alfalfa atenúa el problema. Además, aumenta la materia orgánica del suelo, el nitrógeno del suelo, la estabilidad de agregados y la actividad biológica global del suelo.
La presencia de variedades de alfalfa sin reposo invernal y combinada con gramíneas como cebadilla y festuca dan una oferta de forraje estable durante todos los meses del año, produciendo 14.000 kg de MS/ha. Esto lleva a eliminar o reducir los verdeos de invierno, reduce el uso de suplementos.
Conviene comprar semillas de alfalfa de alta calidad y peleteadas.
Los cultivos antecesores recomendables son girasol, moha, mijo, maíz precoz y de ciclo largo, ya que desocupan el lote temprano permitiendo hacer un buen barbecho.

Los sistemas de siembra pueden ser:

*Convencional

En este caso, la cama de siembra puede empezar pasando una rastra de disco doble acción que desmenuza el rastrojo y elimina surcos, después puede hacerse una labranza vertical (cincel) para mejorar la permeabilidad del suelo, eliminar pisos de arado, mineralizar la materia organica y liberar nutrientes. Se termina la cama de siembra con un disco doble acción, rastra de dientes y rolo.

*Siembra directa

Aquí se hace un barbecho quimico aplicando herbicidas según las malezas que se van presentando.
Los beneficios son:
-Evitar planchados del suelo y resembrar
-Obtener mayor respuesta a los fertilizantes
-Disminuir la erosión por tener cobertura
-Sembrar con éxito en sectores como médanos, bajos y suelos overos
-Tener piso para entrar a la pastura antes
-Menor desarraigo de plantas en pastoreo.
-Las ventajas económicas son:
-Uso más racional del parque de maquinarias más chico.
-Favorecer la economía de escala aumentando el área sembrada
-Sembrar en fecha planificada dando mayor producción
-Menor uso de mano de obra y maquinaria con un ahorro en costos.
En ambos sistemas la densidad de siembra es de 10-12 kg/ha de alfalfa en zonas sudhumedas y húmedas para tener corona amplia si son con reposo invernal. En alfalfa sin reposo invernal la densidad de siembra es de 12-15 kg/ha. Hay que aclarar que el 25 % del peso de la semilla es el peleteado.
La época de siembra adecuada según la humedad y temperatura del suelo es en los últimos días del verano y durante el otoño, esto permite que en el invierno desarrolle la raíz de la alfalfa en profundidad llegando al verano con buenas reservas y no perder plantas, cosa que si ocurriría si se siembra en primavera.
La profundidad óptima de siembra es entre 0,5-1,0 cm. En suelos sueltos o arenosos puede aumentarse a 3,0 cm.
La siembra debe ser en línea con sembradoras con discos sembradores dobles, colocados en V, o simples con limitadores de profundidad de siembra. Atrás tiene una pequeña rueda compactadora del surco de siembra. Suelen tener 3 cajones, uno para fertilizantes y los otros 2 para siembra de semillas de diferentes tamaños. Ahora vienen con unos sensores colocados en cada disco sembrador que le indican al operario cuando uno o mas caños de bajadas de semillas se tapan. Se suele agregar semillas de gramíneas que ayudan a mejorar la estructura del suelo, mantiene los rendimientos y reduce la invasión de malezas.
Para el control de malezas durante la implantación de la pastura se aplica inmediatamente después de la siembra preside a una dosis de 500 cc/ha y si no se pudo hacer en ese momento y la pastura nacio se aplica preside a una dosis de 250 cc/ha. Cuando la alfalfa tiene entre 3 a 5 hojas verdaderas se puede aplicar 2,4 DB a una dosis de 500 cc/ha para el control de malezas de hojas anchas.
En la pastura establecida el corte y pastoreo permiten tener un stand denso y vigoroso y un buen control de malezas.
Para el control de insectos plagas pueden aparecer:
Isocas defoliadoras: cuando hay 50 isocas/10 golpes de red se debe hacer un control quimico con cipermetrina a una dosis de 200 cc/ha o coragen a una dosis de 20 cc/ha con 30 dias de poder residual.
Isocas cortadoras: se encuentran en el suelo enterradas a poca profundidad y tapadas por la broza. Se usa un marco de 50 x 50 cm y se cuentan las isocas y las plantas de alfalfa, cuando hay 10 a 15 orugas mayores de 1,5 cm de tamaño por cada 10 plantas de alfalfa se fumiga con clorpirifos a una dosis de 500 cc/ha o karate a una dosis de 20 cc/ha.
En el caso de los pulgones verdes, para alfalfas implantadas a menos de 30 centímetros el umbral de daño económico se produce con la presencia de 20/25 pulgones por planta; mientras que en el caso de implantaciones a más de 30 cms., el umbral de daño es a 30/40 por planta. La proporción decae en el caso del pulgón azul: 15/20 por planta en el primer caso; y 20/25 en el segundo.
Se controlan con dimetoato a una dosis de 300 cc/ha o clorpirifos a una dosis de 300 cc/ha.
El momento de corte o pastoreo es en otoño-invierno-inicio de primavera cuando los renuevos en la corona tienen un tamaño de 2-3 cm. En primavera-verano es cuando aparecen las primeras flores.
Se debe implementar el pastoreo rotativo que implica periodos cortos de pastoreo intenso combinado con adecuados periodos de descanso. En primavera-verano el periodo de descanso es de 35 días mientras que para el otoño-invierno es de 42 días.-
(*) Ingeniero Agrónomo Rodolfo Berca: matrícula profesional 10.251, con experiencia en producción de leche, producción de carne y agricultura, celular 3492650398.-

Te puede interesar