Transportistas de Rafaela y el país alertan sobre una crisis "terminal"

Locales 12 de marzo de 2019 Por
Ayer hubo una manifestación de empresarios del sector en Córdoba, pero la situación es idéntica a la que también sufren los transportistas de Rafaela.
PAGINA 8
La protesta en Córdoba tuvo motivaciones compartidas por transportistas de todo el país.

Piden que se incorpore el pago de impuestos a los combustibles a cuenta del IVA, que haya un mínimo no imponible más elevado para el pago de cargas sociales y que se reactive el mercado interno.


En medio de lo que definen como una "crisis terminal" para el sector, la Cámara de Empresarios del Autotransporte de Cargas de Córdoba (CEDAC) se manifestó ayer en la vía pública para llamar la atención de los estados nacional, provincial y municipal, el gremio de camioneros, proveedores, clientes y la sociedad en su conjunto acerca de la situación del sector. Se trata de una entidad asociada a la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADE EAC), que agrupa a 51 cámaras del interior del país, incluida la Cámara de Empresas del Transporte Automotor de Rafaela (CETAR). Si bien los cordobeses hicieron punta, el petitorio planteado a las autoridades "incluye nuestras mismas reivindicaciones, porque estamos atravesando exactamente la misma situación. Todos somos parte de FADEEAC y todos estamos en un momento muy difícil", alertaron desde la CETAR.
Desde CEDAC aseguran que en la actualidad no solo la actividad dejó de ser rentable, sino que la combinación y acumulación de factores desfavorables llevaron directamente a la parálisis empresaria.
Según el registro de Cámara cordobesa, muchas de las empresas mantienen inactivas a parte de su flota de camiones a causa de la escasa actividad, y, aunque el número varía según el rubro, los porcentajes de caída oscilan entre el 20 y el 70 por ciento.
También en Rafaela ocurre lo mismo, como sucede en casi todo el país. Cayeron notablemente las cargas por el derrumbe que está sufriendo la actividad económica, pero los costos fijos no dejan de aumentar (ver aparte). Además de tener partes de sus flotas inactivas, las empresas que tienen solamente una o dos unidades toman cargas incluso viajando a pérdida, al menos para tener un ingreso con el cual afrontar obligaciones impostergables. En ese contexto, pensar en una renovación de las unidades o en cambiar elementos tales como los neumáticos se transforma en una quimera.
El incesante incremento de los combustibles -109% según la medición interanual-, y el desfasaje de precios entre las diferentes provincias son solo algunas de las cuestiones que conspiran de modo letal contra la actividad del sector.
A ello debe sumarse el constante aumento de los peajes y tasas fitosanitarias, lo que atenta contra la capacidad de reacción de las empresas que en muchos casos no llegan siquiera a actualizar la tarifa teniendo en cuenta esos incrementos.

Alta presión fiscal

Los representantes de la cámara cordobesa –y lo mismo opinan en la CETAR rafaelina- aseguran que la presión fiscal a la que están sometidos quienes se dedican al rubro, vuelve real el hecho de que hoy se transportan más impuestos que mercaderías. Según el análisis de la Cámara cordobesa, 40% de sus costos son impuestos.
Otro de los aspectos centrales de la manifestación que se concretó ayer tiene que ver con el elevado costo financiero.
Durante el reclamo, los transportistas reiteraron la necesidad imperiosa de disminuir la insostenible presión fiscal que hoy enfrentan, que se normalice el precio del gasoil y se instrumente una moratoria que permita que la enorme cantidad de empresas que hoy no pueden afrontar sus compromisos fiscales, regularicen su situación.

El petitorio

Desde la CETAR rafaelina se compartió el petitorio publicado por la entidad cordobesa. El mismo denuncia que "el sector del Autotransporte de Cargas está en una crisis terminal y ha dejado de ser rentable. Muchas empresas mantienen inactivas a parte de su flota de camiones por la escasa actividad". En ese contexto, apuntan que "la presión fiscal a la que estamos sometidos nos hace decir que transportamos más impuestos que mercaderías".
El pedido dirigido a las autoridades plantea la necesidad de reactivar el mercado interno y externo, aplicar un mínimo no imponible de 17.509,20 pesos para el pago de cargas sociales, al igual que los sectores del calzado, textil y cueros; aplicar el 100% del impuesto a los combustibles que paguen las empresas para destinarlo a cuenta del IVA; amplia moratoria impositiva (120 cuotas), incremento de planes con más facilidades; suspensión de embargos por 180 días; líneas de créditos a tasas razonables para recomponer capital de trabajo; unificación del precio del gasoil en todo el país; reducción de tarifas de peajes y libre importación de neumáticos.

Te puede interesar