El Papa participará en un congreso de los jesuitas

Culto Católico 12 de febrero de 2019 Por
El próximo 21 de junio, Francisco irá a la arquidiócesis partenopea para participar en el evento que organiza la Facultad de Teología de la Italia Meridional – Sección San Luis.
culto

La visita de 2015 fue histórica, entre la denuncia de la corrupción que "apesta" pronunciada en la plaza de Scampia, encrucijada de narcomenudeo y criminalidad, y el "asalto" de las monjas de clausura en el Duomo, entre las invitaciones a la calma del cardenal Sepe. El Papa Francisco ha decidido volver a Nápoles el próximo 21 de junio de 2019. Pero esta vez Bergoglio no visitará la arquidiócesis, como hace cuatro años, sino participará en el segundo día del congreso organizado por la Facultad de Teología de la Italia Meridional – Sección San Luis, de la Compañía de Jesús. El tema del evento, además de la intervención del Pontífice, es "La teología después de Veritatis gaudium en el contexto Mediterráneo".
La noticia del viaje del Papa (que ya había comenzado a circular por la mañana en Nápoles) fue confirmada por el director "ad interim" de la Sala de Prensa vaticana, Alessandro Gisotti, con una nota publicada al mediodía en la que se incluye el programa de esta nueva visita relámpago. El Papa llegará a las 9 de la mañana a Nápoles, en donde será recibido, por el cardenal arzobispo Crescenzio Sepe, gran canciller de la Facultad, por el obispo de Nola, monseñor Francesco Marino, delegado de los obispos campanos para la Facultad de los jesuitas, y por el prepósito general de la Compañía de Jesús, el padre Arturo Sosa Abascal.
La sesión pública se llevará a cabo en la plaza que se encuentra frente a la Facultad. El Papa pronunciará su discurso antes del almuerzo; inmediatamente después se presentará el documento sobre la "Fraternidad humana", firmado en Abu Dhabi el 4 de febrero pasado junto con el gran Imán de al-Azhar. El texto será entregado a la facultad para que sea objeto de estudio por parte de los alumnos, precisamente como pidió el mismo Francisco durante el viaje de vuelta de los Emiratos Árabes Unidos.
Al final del encuentro, el Papa saludará a los profesores y a las comunidades de los jesuitas, en las salas adyacentes. A las 13.15 se llevará a cabo el almuerzo, probablemente en la misma Facultad o en el seminario que se encuentra cerca de allí, que Francisco bendecirá; a las 14.45 serán las despedidas y la vuelta al Vaticano en helicóptero.
"El congreso –afirma el padre jesuita Pino Di Lucio, vicepresidente de la Facultad Teológica– forma parte de una serie de iniciativas que la Sección San Luis promueve desde 2016 para elaborar una teología contextual que discierne la interculturalidad provocada por las migraciones y los signos de los tiempos en los que se revela la actualidad de la Palabra de Dios".
"En el proemio de la "Veritatis Gaudium" –añadió Di Lucio– hay criterios para la renovación de los estudios eclesiásticos que trazan el horizonte para elaborar una teología de diálogo con todos aquellos a quienes les importa el cuidado de la casa común que es el planeta, con aquellos que están comprometidos en la construcción de una sociedad basada en la acogida, sobre todo de las personas marginadas y débiles, y en el respeto de las diferencias; con aquellos que miran sin prejuicios las novedades de las sociedades en las que vivimos y que desean comprender cómo situarse en el nuevo contexto cultural, remodelado por la convivencia cada vez más consistente y extendida de personas, de religiones y culturas diferentes".
Una gran vuelta a Nápoles, pues, para el Papa Francisco, que visitó la ciudad del sur de Italia el 21 de marzo de 2015, cuando también visitó Pompeya. Con esta nueva visita, además, la región de Campania se confirma como la región italiana más visitada por el Pontífice argentino.
Hace cuatro años, Bergoglio se reunió con las diferentes realidades de la arquidiócesis partenopea, entre las que estaban los detenidos de la famosa cárcel de Poggioreale, con quienes almorzó, y por la tarde todo el clero y los religiosos en el majestuoso Duomo. Al final de esa cita, el Papa bendijo a los fieles sosteniendo las ámpulas que contienen la sangre de San Gennaro, misma que se "licuó" por primera vez en las manos de un Pontífice.
Un hecho histórico para todos los napolitanos que nutren una profunda devoción por el santo que a partir de 1700 se convirtió en patrón de la ciudad y de la región. Los mismos napolitanos que ahora, en las redes sociales, al enterarse de la noticia de la llegada del Papa, ya están lanzando peticiones para que Bergoglio se dé una de sus acostumbradas "escapadas" para reunirse con ellos, aunque sea durante algunos instantes, antes de volver al Vaticano.

Te puede interesar