Movilizados por el CeNARD

Deportes 09 de febrero de 2019 Por
Parte de la comunidad deportiva se reunió en la puerta del CeNARD para protestar contra la decisión gubernamental de trasladar el centro deportivo.
20190207_190811

"El Cenard es al deporte lo que el Teatro Colón es a la cultura". Simple y contundente, la imagen comparativa fue la primera frase del comunicado con el que arrancó el acto que docentes, deportistas, entrenadores, vecinos y miembros de agrupaciones gremiales y barriales realizaron el jueves por la tarde en la puerta del Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo como protesta contra la decisión gubernamental de trasladar el centro que contiene, además de las instalaciones deportivas en que se entrenan y viven diariamente miles de atletas, la Escuela de Educación Media N° 3 y el Instituto Superior de Educación Física Dr. Romero Brest.
Esta es la segunda movilización que realiza parte de la comunidad deportiva nacional en defensa del CeNARD. La primera tuvo lugar hace dos meses, el 7 de diciembre, tras la confirmación de que el Gobierno tenía decidido el traslado del centro deportivo al Parque Olímpico de Villa Soldati. Esta vez, el estímulo para la protesta fue el decreto de necesidad y urgencia que creó la Agencia de Deporte Nacional, un ente autárquico que nace con la potestad de capitalizar sus activos a través de privados, incluida la posibilidad de alquilar y vender sus bienes; una movida que muchos en el mundo del deporte entendieron como un avance más en la búsqueda de trasladar el centro para vender las tierras, como ya ocurrió con los terrenos que utilizaba el Tiro Federal.
"Salvemos al Cenard es un grupo de profesores, deportistas, entrenadores, familias que surgió en forma ante amenazas concretas al deporte y la educación en Argentina", expresaron los organizadores de la movilización, que contó con el ex jugador de la selección de vóley y medallista olímpico, Jon Uriarte, y el histórico preparador físico de Las Leonas, Luis Barrionuevo, como algunas de las caras visibles. Con apoyo de agrupaciones de clubes de barrio, las cientos de personas que se juntaron para protestar cortaron parcialmente Avenida del Libertador, y al grito de "el CeNARD no se vende" y con dedicatorias al presidente Mauricio Macri y al presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, marcharon desde Miguel Sánchez, la calle en la que está emplazada la entrada del CeNARD y la sede de la Secretaría de Deportes, hasta la puerta del centro deportivo en Libertador, donde se realizó el acto central.
"El CeNARD es parte nuestra, es nuestro lugar", manifestó Ariel Quassi, integrante de la selección nacional de natación adaptada y uno de los oradores del acto. "Uno de los grandes obstáculos que tiene el deporte argentino es la cantidad de infraestructura deportiva", continuó Quassi, que abogó por la adición del Parque Olímpico, pero manteniendo al histórico centro. "Cuando nos sentamos a debatir si es correcto o no mover el CeNARD a Soldati estamos desviando la atención de lo que necesitamos como comunidad deportiva, que es sumar infraestructura. Nosotros no decimos no a la Villa Olímpica. Nosotros decimos el CeNARD y la Villa Olímpica".
Quassi también hizo mención a la movilidad de los atletas, uno de los puntos que critican los deportistas, especialmente los que tienen alguna discapacidad, que deberían trasladarse de Núñez a Soldati. "Movilizar a todos esos atletas a un lugar que todavía no está preparado y que nos están diciendo que va a estar listo en tres años con una inversión que es descomunalmente más alta que la que costaría mantener a los dos predios en forma simultánea, genera complicaciones".
El acto contó con discursos de docentes de la escuela secundaria número 3 y del Romero Brest, institutos que funcionan en los terrenos del CeNARD y también se verían afectados por su traslado, debiendo movilizarse a más de 20 kilómetros de su casa histórica. Daniel Peña, docente de la escuela, rechazó "un negocio inmobiliario y el cierre de la única escuela secundaria bachiller que hay en el barrio de Núñez, a la que asisten 130 alumnos". "No les creemos, les tenemos miedo", expresó a su vez Mercedes Semhan, vicerrectora del Romero Brest, quien destacó el rol del instituto en la "formación de atletas, que después de su carrera deportiva pueden seguir con la docencia".
El acto contó con la presencia del ex secretario de Deporte, Claudio Morresi, y de legisladores porteños de Unidad Ciudadana, como Mariano Recalde. También participaron como oradores el presidente de la Confederación Argentina de Clubes de Barrio, Daniel Pacín, el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE), Eduardo López, y el presidente de la Confederación Argentina de Deportes (CAD), Rodolfo Paverini, una de las voces principales contra la política deportiva del Gobierno. "Tienen que desalojar esta cueva de delincuentes que están haciendo en la Secretaría", exclamó con vehemencia Paverini, que desde la CAD denunció penalmente a dirigentes de la estructura deportiva nacional por su gestión en la confederación y manifestó su rechazo al decreto que dio vida a la Agencia de Deporte Nacional. "Nos vinieron a mentir, a gobernar con DNU y a no cumplir con la ley del deporte. El deporte debe ser inclusivo, plural, federal, con toda la comunidad deportiva adentro. No podemos permitir que esta agencia inmobiliaria del deporte siga subsistiendo".
Mientras los agentes hacían esfuerzos para mantener el tránsito fluido por un carril de Libertador, la noche se hizo presente y el acto llegó a su fin. Los cientos de deportistas, entrenadores, profesores, alumnos, vecinos y miembros de agrupaciones barriales y gremiales se unieron de manos en un abrazo simbólico al predio que vio nacer y desarrollarse a decenas de miles de deportistas argentinos durante medio siglo, juntos en un único pedido: "El CeNARD no se vende". (Fuente: Cinco Anillos)

Te puede interesar