Un tercio de los suscriptores de autoahorro está en mora

Locales 14 de enero de 2019 Por
Los datos son a nivel nacional, pero también se verifican muchos problemas en Rafaela. Para algunos vehículos los precios se triplicaron. En el último trimestre se notó una fuerte caída en la suscripción de planes. Qué se debe hacer para dar de baja un plan.
PAGINA 4 FOTO VA ESTA
Suscriptores de planes de ahorro ya están haciendo protestas en distintos puntos del país. - Internet

La compra de autos 0 kilómetro continúa deprimida en el arranque de 2019, con una caída del 47% hasta el 9 de enero, contra igual cantidad de días de mismo mes de un año antes, según datos relevados a nivel nacional. En 2018 el patentamiento de autos cayó un 10,9% interanual, tras cerrar diciembre con un desplome del 40,6% con respecto a igual mes del 2017, lo que refleja la fuerte incidencia de la crisis que afronta el país en este segmento clave de la economía nacional.
En relación a los patentamientos mediante financiación –que incluye a los planes de ahorro para adquirir unidades nuevas- se registró una caída del 47,7% en noviembre, según último informe publicado por la Asociación de Concesionaros de Automotores de Argentina (ACARA), un dato que preocupa considerando que las ventas con prenda acaparan más del 45% del mercado.
La explicación: la suba del dólar de más del 100% durante 2018, una inflación que cerrará en ese período cerca del 45% y, consecuentemente, un incremento de más del 80% en el valor de los automóviles. Los salarios, sin embargo, avanzaron menos de un 30%.
Los planes de autoahorro –cuya cantidad se calcula en más de un millón de suscriptores– son uno de los más perjudicados con esta situación, sobre todo para los ya vigentes: las cuotas se triplicaron en algunos casos y miles de adjudicatarios reclaman por ese aumento "abusivo". En el caso de la provincia de Santa Fe, los suscriptores en problemas acudieron a la Defensoría del Pueblo, y en Rafaela creció exponencialmente el número de autoahorristas que concurren a los organismos que asesoran a consumidores para pedir consejo sobre cómo actuar ante la imposibilidad de seguir pagando.
El presidente de la Cámara del Comercio Automotor (CCA), Alberto Príncipe, en declaraciones al diario Ambito Financiero, señaló que "los planes de autoahorro se caen día a día porque, sobre todo en los autos más populares, se llegó a triplicar la cuota, pero los sueldos no acompañan en la misma proporción. Para la mayoría de los suscriptores, son cuotas impagables".
Detalló que "son dos las situaciones: la persona que licitó o salió sorteado, no tiene para seguir pagando la cuota y está en condiciones de perder el auto; mientras que la que todavía no sacó el vehículo, opta por renunciar al plan, con lo que su ahorro queda en el sistema hasta terminar las 84 cuotas, que es cuando está en condiciones de recuperar su dinero".
Franco Roland, analista del sector automotriz de la consultora Abeceb, también reconoció que "el segmento de planes de ahorro comenzó a desacelerarse con fuerza desde octubre, debido al reflejo en la cuota del salto de los precios de listas de los vehículos, sin que esto pudiera ser asumido por los suscriptores".
La relación cuota - ingreso, en una situación normal, es de 25%. "Después de ese umbral, se está frente a un riesgo de mora", dijo Roland. Hoy, muchos suscritores están cerca de ese porcentaje y comenzaron los problemas: se estima que unas 300.000 personas estarían teniendo algún tipo de problema para pagar la cuota en tiempo y forma.

En Rafaela

Algunos autoahorristas dejaron sus mensajes en los medios de comunicación en los últimos días, luego que trascendiera la movida de suscriptores de planes que recurrieron a la Defensoría del Pueblo. Una mujer contó que pagaba por un Fiat Siena 950 pesos de cuota en el comienzo del plan, pero ahora está abonando 7 mil pesos. Otro reveló que por un auto de la misma marca, pero modelo Mobi, comenzó pagando inicialmente 2.500 pesos y en pocos meses también la cuota le trepó a 7 mil pesos, teniendo ya el vehículo adjudicado y en uso.
Muchos suscriptores –evidentemente mal asesorados- creen que cuando retiran el auto ya la cuota queda congelada y no es así. El sistema es el de un círculo cerrado: si las cuotas son 84, el monto de la cuota pura es el valor de planilla del auto cero kilómetro dividido en 84 partes iguales. Y el precio aumenta con la actualización del valor de la unidad nueva.
Otro problema se plantea con los seguros. Cuando el adjudicatario de un plan retira la unidad, tiene que pagar el seguro de la unidad que le fija la terminal. Una rafaelina denuncio que retiró un VW Voyage y pagaba 2.900 pesos por un seguro que nunca pudo cambiar porque no encontró respuestas a la hora de reclamar por el tema. Ahora, con el plan ya pagado en su totalidad, contrató un seguro de cobertura mucho más completa que le cuesta mil pesos menos. "La cuota completa del auto, con seguro y todo, se me había ido a 11 mil pesos, de los cuales casi 3 mil pesos eran por el seguro. Cancelé el plan y ahora pago 1.970 pesos por un seguro completo. Siento que durante todo el tiempo que pagué el seguro del plan de ahorro me estuvieron robando", apuntó la mujer.

Cómo darse de baja

Una de las cuestiones más consultadas por los autoahorristas –y así lo plantearon al Defensor del Pueblo de Santa Fe, Raúl Lamberto, en la reciente reunión que mantuvieron en Santa Fe- es qué hacer cuando no se puede seguir pagando.
El primer punto a considerar es que los adjudicatarios que ya cuentan con el bien en su poder, es decir, que ya recibieron la unidad, no pueden devolver el auto sin cancelar la deuda. Caso contrario puede haber una ejecución prendaria: el vehículo puede ser secuestrado, rematado y en caso de que el precio de venta no alcance para cubrir el saldo deudor, éste pasa a los garantes del adjudicatario. Ese es el peor escenario para el autoahorrista.
El adjudicatario, como otra opción, puede transferir el plan de autoahorro a otra persona, pero esta operación está sujeta a la aprobación de la administradora, como acreedora, porque están involucrados garantes y la prenda.
La sugerencia que reciben los suscriptores de los planes es sentarse a intentar renegociar las condiciones de pago, que se convirtieron en impagables. Las automotrices temen que haya una ola de secuestros de vehículos en todo el país, lo que no beneficiaría a nadie. Por eso se cree que podrían ser proclives a negociar.
También hay que tener en cuenta que en ningún caso el valor del vehículo adquirido mediante un plan de ahorro puede ser superior al precio de lista de las terminales. Así lo dice la ley, pero no se estaría respetando porque las concesionaria ofrecen descuentos y bonificaciones a los clientes que compran por fuera de esta modalidad.
En referencia a los adherentes que aún no cuentan con el vehículo, deben notificar a la administradora del plan que decidieron darse de baja, para dejar por sentado que se pretende recuperar el dinero y para que éstas queden obligadas a comunicar el momento del reintegro del importe.
La devolución de la cuota base (la última cuota pura, actualizada al valor del último que entregó la administradora) se producirá al finalizar el plan. A ese importe se le deberán restar los gastos administrativos y –en el caso de no avisar– una multa por no haber hecho notificado la baja del plan, que llega al 4%. La notificación de la baja por parte del adherente también debe realizarse para evitar la prescripción de ese saldo acreedor.
El cambio de modelo de auto podría habilitar una rescisión del plan cuando la afectación de la cuota resulte superior al 20% o cuando la administradora no notificó tal situación de manera fehaciente. En estos casos, la devolución de las cuotas abonadas debe ser inmediata y sin multa.
Siendo adherente, también es posible transferir el plan a otra persona de manera "mucho más fácil" porque "no hay prenda", distinto a lo que ocurre con los adjudicatarios que ya tienen el vehículo en su poder.

Te puede interesar