Sobre las cloacas y pavimento en Bgdier. López

Opinion 14 de enero de 2019 Por
Sr. Director: Por su intermedio me dirijo a mis vecinos del barrio Brigadier López:
PAGINA 2 CARTA DE LECTORES


POR QUÉ NO HAY QUE PAGAR OBRA CLOACAS PAVIMENTO EN ESTAS CONDICIONES
Porque los montos previstos están claramente por encima de los costos normales para este tipo de obras.
Porque esto se hace aún más grave cuando, burlando la legalidad, se le impone al vecino el pago simultáneo de DOS OBRAS QUE SE PRETENDEN REALIZAR AL MISMO TIEMPO.
Porque la falta de capacidad de gestión del Ejecutivo Municipal para obtener una financiación adecuada para la obra, HACE QUE SE LE IMPONGA A LOS VECINOS UNA INSÓLITA METODOLOGÍA DE FINANCIACIÓN, ENCONTRÁNDONOS CON UN MONTO SÚPER-INFLADO Y CON UN DISCRIMINATORIO MECANISMO DE CUOTAS ANTICIPADAS.
Porque esas cuotas anticipadas, NO SE SABE A CUENTA DE QUÉ SON, ya que los montos que finalmente se concreten, hoy resultan absolutamente impredecibles.
Por la perversidad comprendida en el hecho de que, si se completa el ingreso del 80% de esas cuotas anticipadas, los vecinos quedarán obligados al pago de la obra, CUALQUIERA SEA EL MONTO QUE RESULTE DE LA FUTURA LICITACIÓN Y LOS AJUSTES QUE, UNILATERALMENTE, SE ESTABLEZCAN PARA LAS CUOTAS RESTANTES.
Porque aunque los fundamentalistas de la obra prefieran ignorar la cuestión para no incomodar su conciencia, HAY UNA GRAN CANTIDAD DE VECINOS (de vecinos nuestros) que ni remotamente pueden hacer frente a las cuotas que ya se están exigiendo, y mucho menos podrán responder a las cuotas futuras: pensemos en jubilados de haberes irrisorios, que son muchos; pensemos en aquellos que perciben sueldos que apenas les permiten llegar a fin de mes, que también son muchos; pensemos en aquellos que con su esfuerzo personal están tratando de levantar su vivienda; pensemos en aquellos que tienen agotada su capacidad de pago por tener que cumplir con créditos (para construcción, por ejemplo), contraídos cuando ni se hablaba de estas obras; y, seguramente, pueden encontrarse varios ejemplos más.
Porque si, a través de la integración del 80% de las cuotas adelantadas, se convalida la realización de la obra, aún en las condiciones más descabelladas que se puedan imaginar, esa gran cantidad de vecinos nuestros QUEDARÁ IRREMEDIABLEMENTE EXPUESTO A QUE SEA EJECUTADA SU PROPIEDAD.
Porque, DESTACANDO QUE TODOS QUEREMOS LAS CLOACAS (va con mayúscula para que nadie quiera intentar una chicana de mal gusto), con un mínimo de inteligencia tenemos hasta la obligación de resistirnos a ser tratados como "el hijo de la pavota", y el derecho de esperar y pretender que una futura gestión municipal nos proponga la realización de una obra QUE TODOS RECONOCEMOS COMO NECESARIA, en condiciones de RACIONALIDAD Y JUSTICIA, más allá de que hoy algún iluminado se autoasigne la superioridad intelectual necesaria para pontificarnos que "la obra se hace ahora o no se hace nunca".
Ya sea por rebeldía ante la injusticia, ya sea por no exponernos al incierto y peligroso futuro financiero que forma parte incuestionable de esta metodología disparatada que nos quieren imponer, ya sea por un elemental sentido de solidaridad para con aquellos que nunca podrán pagar, tenemos que hacer uso de la herramienta inmediata que disponemos: procurar que no se llegue al 80% necesario para convalidar la obra en estas condiciones y, para ello, lo que nos queda es NO PAGAR LAS CUOTAS ANTICIPADAS.
ESA DEBE SER LA CONSIGNA: NO PAGAR LAS CUOTAS ANTICIPADAS.
Un párrafo muy especial para aquellos vecinos que, sabemos, comparten estas inquietudes pero, y también sabemos, sienten temor por lo que pueda ocurrir si no pagan.
A ellos les decimos: se trata de NO ENTREGARLE AL MUNICIPIO las 10 primeras cuotas y, con esos importes, ir generando, mes a mes, su propio ahorro, ya sea a través de la compra de dólares, ya sea constituyendo plazos fijos que le rindan un interés. Con esta simple conducta estarán brindando el apoyo muy necesario para no convalidar este proyecto de consecuencias impredecibles y, por otro lado, tendrán la tranquilidad de saber que, si dentro de 10 meses se ven obligados a integrar el monto de las cuotas, NO SE ENCONTRARÁN CON UNA SITUACIÓN TRAUMÁTICA, porque tendrán en su poder los fondos necesarios para afrontar la cuestión. CON UNA VENTAJA ADICIONAL: si no se concreta la aberración proyectada y el Municipio debe devolver lo recaudado, no tendrán que depender del arbitrio de terceros para ¿recuperar? (quién sabe cómo) lo aportado, porque ese aporte, mas la renta que haya generado, lo tendrá cada uno en su propia Caja.
Entonces, vecino indignado, lo mejor que podemos hacer, y sin riesgos, es NO PAGAR LAS CUOTAS ANTICIPADAS.-
Marcos De Ponti

Te puede interesar