En solo 10 días se superaron las lluvias promedio de enero

Agro 12 de enero de 2019 Por
La gran cantidad de agua le juega una mala pasada a la soja. Desde que comenzó la campaña de la oleaginosa, la región núcleo recibió lluvias de entre 300 y 700 mm.
Viernes

Todavía no termina la segunda semana de enero y General Pinto ya lleva acumulados 160,4 mm, Bellville 154,6 mm, y Pergamino 143,2 mm, entre otras localidades. Para tener en cuenta, en esta última semana, el este de Córdoba tuvo registros cercanos a los 100 mm. En el resto de la región núcleo oscilaron entre 20 y 60 mm, según un informe del a Bolsa de Comercio de Rosario.
En nuestra región (departamento Castellanos) la situación aún no reviste preocupación. A la sequía evidenciada un año atrás le continuó un otoño-invierno con registros acordes, por lo que el balance hídrico de los suelos permite seguir trabajando con normalidad, más allá de algunas actividades que deben ser pospuestas por una lluvia puntual o la falta de piso que se puede registrar en zonas específicas.
La vuelta de las lluvias a gran parte de la zona núcleo, fue un gran alivio para los productores, pero la presión pluvial es ahora una gran complicación. Desde que comenzó la campaña de soja, la región núcleo recibió lluvias de entre 300 a más de 700 mm.
Quedan unas 40 mil has de soja de primera sin poder resembrarse y unas 145 mil ha de soja de segunda aguardan a que las lluvias den un respiro suficiente para terminar de sembrarse. El año pasado para esta misma fecha la siembra de la oleaginosa prácticamente había finalizado. Hay un 22% de la superficie que se sigue clasificando como regular a mala, asociada a los excesos hídricos. Un 72% de los cuadros está entre muy buenas a buenas condiciones y un 7% se encuentra con excelentes condiciones.
Estos últimos se ubican en las localidades que no han sido afectadas por los temporales, o en aquellos sectores más altos. Pero hay incertidumbre, los pronósticos de lluvias se renuevan y se esperan acumulados de 100 mm en la próxima semana.
La soja 2016/2017 fue también muy golpeada por las lluvias. Desde octubre (2016) la región recibió acumulados similares de 300 a más de 600 mm. En esa campaña, el rinde promedio de la oleaginosa fue de 37,8 qq/ha, pero se terminaron perdiendo 570 mil ha, un 9,5 % del total sembrado por los excesos de agua.
La soja de primera está más atrasada que en la campaña anterior por las bajas temperaturas de diciembre, pero sigue avanzando en su ciclo. Un 70% de los cuadros está en floración (entre R1 y R2), un 10% comienza la formación de vainas (R3) y los más atrasados, están todavía en etapas vegetativas. Mientras que el año pasado un 40% de los cuadros ya estaban fructificando (entre R3 y R4) y el resto floreciendo (R1 y R2).
El incremento térmico de enero permite que el cultivo comience a cerrar el entresurco. Aun así, las malezas siguen su avance, hay escapes de gramíneas, rama negra y yuyo colorado. Los lotes con barro y sin piso no permiten el control.

Te puede interesar