Rápidos para facturar: detuvieron a un piloto por evasión

Nacionales 09 de enero de 2019 Por
Un piloto puntano fue detenido acusado de liderar una asociación ilícita que emitió facturas truchas por más de 800 millones de pesos. La AFIP dice que hay otros 11 corredores "marcados" por colaborar en la organización.
balmaceda trucho
Procedimientos de la Policía Federal se realizaron en San Luis . - Diario de la República

(Fuente Diario de la República) El piloto de automovilismo, Ariel Balmaceda, fue detenido días pasados e indagado por el juez federal de San Luis, Juan Esteban Maqueda, como presunto líder de una asociación ilícita fiscal que a través de facturas truchas, habría evadido el pago de unos 800 millones de pesos en concepto de impuestos. Balmaceda está privado de la libertad, a la espera de que el magistrado resuelva si lo procesa. La pretensión del fiscal federal Cristian Rachid, que lleva adelante la investigación y había pedido el arresto y llamado a indagatoria del corredor de autos, es que éste continúe preso hasta el juicio, con prisión preventiva.
En contacto telefónico con El Diario de San Luis, Rachid explicó que en verdad, recientemente le había solicitado al juez la imputación y el llamado a indagatoria de 35 personas, entre ellas Balmaceda, y también el allanamiento de 26 domicilios vinculados a esos sospechosos. Esos procedimientos ya se concretaron, en simultáneo. Fueron "once o doce acá, y el resto, en Córdoba, Buenos Aires, Mendoza y San Juan", enumeró.
El piloto es el primero y único de esos 35 sospechosos que ha sido indagado. El resto será citado en febrero, tras la feria judicial, cuando retomen la actividad en el Juzgado Federal, estimó Rachid.
Por ello, hasta que ese paso procesal no se concrete, no dará la identidad del resto de los imputados. Pero comentó que entre ellos hay cuatro empleados que realizaban tareas administrativas en una oficina de Balmaceda, ubicada en el pasaje Juan W. Gez; personas del círculo de confianza del piloto, que prestaban su nombre para figurar como contribuyentes apócrifos; e intermediarios en la venta de las facturas falsas, que han operado en San Luis, Mendoza, Córdoba, Río Negro y Buenos Aires. Entre los intermediarios había algunos que usaban las facturas para sí, y después las vendían a terceros. "También hay un par de contadores, que colaboraban con las inscripciones y, sobre todo, con la presentación de declaraciones juradas y balances de las empresas fantasma".

Te puede interesar