Más vale tarde…

Enfoques 08 de diciembre de 2018 Por
El dicho "Más vale tarde que nunca" sirve hoy para ilustrar una decisión que aunque tardía, acertada.
ENFOQUES SÁBADO

Por Tatiana Santori.

A horas de haberse conocido la noticia de la pronta entrada en vigencia de un decreto mediante el cual se dispone "la prohibición de efectuar la actividad de lavado de vehículos en la vía pública en la Zona de Estacionamiento Controlado", llama positivamente la atención, que tras casi 10 años de intentos frustrados,
la problemática de los lavacoches pueda tener un atisbo de resolución.
Una larga historia…
Recordemos que esta problemática viene de larga data y de varios fracasos en sus intentos de tratamiento.
En los últimos años, se fue evidenciando el fracaso de las vagas medidas que se fueron tomando, con el objeto de contener, acompañar y capacitar a los lavacoches, y que tuvo como desenlace el crecimiento del nivel de conflictividad de los últimos meses.
En el 2014 se llevó a cabo el Proyecto "Lavacoches" a partir de un diagnóstico que dio lugar, al año siguiente, a la implementación de ciertas acciones de capacitación y acompañamiento en el marco del "Programa Municipal Lavacoches".
En el 2017, el Ejecutivo presentó un proyecto de ordenanza que proponía la "delimitación de la zona para ejercer la actividad, la identificación de cada uno de ellos y un reglamento que estableciera ciertas penalidades
en caso de infringirlo", pero una de las tantas grescas que ocurren en la Plaza 25 de Mayo, dio por tierra este
proceso que venía llevando adelante el por entonces Secretario de Desarrollo Social. En el presente año, y
luego de casi 10 meses sin tratamiento, el Ejecutivo vuelve a elevar un proyecto de ordenanza, que termina
siendo vedado por los concejales, volviendo nuevamente a 0 todo el proceso, que ya venía con escasísimos
avances.


Esta vez, por decreto

Quizá para evitar un nuevo proceso de debate en el Concejo, quizá porque es la ciudadanía la que le exige al Intendente una resolución a esta problemática, es que se establece este nuevo decreto, que básicamente sintetiza lo que ya se venía presentando en los proyectos de ordenanzas.
Con esta nueva disposición, se intenta desalentar la actividad de los lavacoches, a partir de dos ejes claves: la prohibición de la actividad en el ámbito de la Zona de Estacionamiento Controlado, por un lado, y el control de quienes realizan la actividad llevando a cabo un registro de los mismos, por el otro. A su vez, este decreto le concede el poder de policía a la GUR y a un equipo interdisciplinario de agentes municipales, quienes serán un primer contacto y que recurrirán a la Policía provincial o a Gendarmería para casos de rebeldía.
Los plazos
A problemáticas complejas, soluciones complejas. Es por esta simple razón, que si bien este decreto puede resultar un paso importante con vistas a resolver esta problemática, es de destacar que no se van a vislumbrar
soluciones mágicas en el corto plazo, dado que de momento esta disposición contemplaría el vínculo solo con aquellos lavacoches que estén dispuestos a sumarse a esta iniciativa.

El marco legal


A su vez, es necesario remarcar la necesidad de que este proceso cuente con un marco normativo adecuado,
capaz de establecer sanciones a quienes no acaten la norma. Quizá este sea, entonces, uno de los primeros
desafíos que deben afrontar nuestros representantes de cara al próximo año.
Sin duda que la cuestión no es sencilla y amerita un debate complejo y responsable. Sin embargo, esto cristaliza también que cuando se quiere, se puede, y que gobernar la ciudad requiere siempre de decisiones
de peso que coadyuven a resolver las problemáticas existentes.

Te puede interesar