"Necesitamos una política industrial y una economía previsible"

Locales 06 de diciembre de 2018 Por
El titular de la central fabril participó de una "Jornada Federal" en el Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región, junto a su par de la FISFE, Guillermo Moretti.
2
- foto: N.Gramaglia

Dejó definiciones y un pronóstico: la recesión industrial se extenderá hasta el primer semestre del año próximo. "La caída de la actividad se daba en algunos sectores: ahora es generalizada y salvo algunos actores muy puntuales, nadie escapa a la situación".

"Queremos y necesitamos previsibilidad. Lo necesita cualquier empresa y la gente común. No podemos tener un dólar fijo durante dos años y después una devaluación del ciento por ciento. El dólar tiene que estar equilibrado. Hoy estamos viendo tasas superiores al 60%, no podemos estar pensando en mínimas inversiones con estos niveles de tasas. Ojalá podamos resguardar la cadena de pagos. Necesitamos que desde el Gobierno haya una política industrial y una economía previsible". La frase entrecomillada pertenece al presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, quien ayer estuvo en Rafaela presidiendo –junto a Diego Coatz, economista jefe de la UIA, y a Guillermo Moretti, presidente de la Federación de Industrias de Santa Fe- una "Jornada Federal" de la central empresaria.
La actividad incluyó una recorrida por distintas plantas (ver página 5), además de una reunión con los principales referentes del sector industrial local, y luego una reunión abierta con una charla sobre la situación del sector.
"Las perspectivas de la industria en la coyuntura no son buenas. Los últimos datos que manejamos hablan de una caída general. La industria es muy heterogénea, pero hay una caída general. En estos últimos años muchas veces hemos visto aumentos de la producción industrial en general, impulsados generalmente por incrementos en algunos sectores que tenían variaciones importantes, pero había otros que apenas habían levantado o permanecían estables. El sector calzado, textil y gráficos tenían números en rojo, mientras que lo que estaba relacionado con la obra pública, como cemento e hierros, tenían números azules, positivos. Hoy, salvo algunos sectores muy puntuales, nos muestran a la industria con números en rojo, en caída. Eso será hasta mitad del año que viene, donde podrá haber algunas industrias que tengan señales positivas, pero que no reflejarán un incremento general", describió Acevedo, ante una pregunta inicial de CASTELLANOS.
-¿Qué es lo principal que debería hacer el Gobierno? - se le preguntó.
- Hay muchas decisiones que se deben tomar. Lo principal es tener una política industrial. Estamos preparando una serie de medidas para proponer al Ejecutivo Nacional, ya le adelantamos algo al secretario de Pymes, pero claramente Argentina está en una coyuntura difícil, estamos en recesión y las tasas de interés que tenemos van en contra de una suba en la producción industrial.
-¿Cómo se está afrontando el pago del bono de fin de año?
- Estuve en las discusiones por la implementación del bono de fin de año. El Gobierno, los sindicatos y los empresarios trabajamos sobre la idea de dar un bono que estuviese al alcance de los distintos sectores. Hay empresas que hoy están trabajando al ciento por ciento, y otras empresas que están adelantando vacaciones, dando menos horas de trabajo o suspendiendo personal. Por eso se dio la posibilidad de hacer un bono, en dos veces. La idea siempre fue llegar a fin de año en medio de la discusión paritaria con algún tipo de paliativo que se pueda pagar a los obreros para también estimular el mercado interno. Y también fue un adelanto para discutir más tranquilamente las paritarias.

Agregar valor, la clave

Para Acevedo, la reactivación del mercado interno va atada a la necesidad de agregar valor a la producción nacional, incorporándole tecnología, trabajo e inteligencia argentina. "El valor agregado es fundamental y necesitamos que el mercado interno se reactive. Esto no es para beneficio de una industria o de un sector, sino para el conjunto de la sociedad", advirtió.
En el mismo sentido, Acevedo criticó el "silencio estadístico" que la Aduana impuso sobre las importaciones que se hacen en el país. "No puede ser que no conozcamos qué se está importando ni quién lo hace. Es la única manera de conocer los precios que se manejan y los rubros afectados por una posible competencia de dumping".
Acevedo alertó que "el mundo hoy no está en una batalla comercial, sino en una batalla de valor agregado. Cuando Trump y el premier chino discute, están haciéndolo porque quieren producir en sus territorios, darle trabajo a sus votantes. Dicen lo mismo. Están discutiendo dónde ponen el valor agregado, no importa el comercio que se negocia, sino la calidad de las transacciones. Es distinto vender motores que porotos de soja. Eso es lo que tenemos que discutir, y no el prestigio de estar en un G 20 o en el Mercosur".
Para el presidente de la UIA, "abrirse al mundo es una herramienta. No podemos entrar al mundo con la smanos atadas: debemos tener impuestos competitivos, tasas claras en las provincias y en los municipios, porque eso es lo que hace que después la industria nacional sea más o menos competitiva. A la industria nacional la hacen no competitiva con las medidas que se adoptan", cerró.

Retroceso

En una parte de la conferencia de prensa en la que intervino, el presidente del CCIRR, Andrés Ferrero, citó cifras estadísticas de un estudio que elaboró precisamente Diego Coatz, el economista jefe de la UIA, presente en la conferencia de ayer. "Creciendo al 3% durante los próximos 8 años, vamos a estar en el mismo nivel de Producto Bruto Industrial Per Cápita" que en 2011, o que en 1974. O sea, "teniendo 8 años de crecimiento continuo al 3%, recién vamos a estar como hace tantos años. Es algo inaudito que nos permitamos tener un desempeño industrial tan magro", señaló Ferrero.

Te puede interesar